La mayoría de los españoles quieren reformar la Constitución

Una encuesta realizada por Sigma Dos indica que seis de cada diez españoles están a favor de la reforma de la Carta Magna.

Javier Navarro 6 de diciembre de 2017

La mayoría de la población española no está satisfecha con la actual Constitución. Problemas como la crisis secesionista han provocado que un 61,7 % ve necesaria una reforma constitucional urgente según una encuesta realizada recientemente por Sigma Dos.

El sondeo, realizado a finales de noviembre y con más de 900 muestras, cuenta con una polarización destacable, siendo los votantes de Unidos Podemos los más proclives al cambio (con un 89% de votos a favor de la reforma) y los del Partido Popular, los más esquivos (con un 85,40%).

Sin embargo, en contra de los datos obtenidos por el 'sí 'a la reforma, hasta el 63,8% no estarían a favor de que el cambio incluyese la realización de un referéndum pactado.

Así, el autogobierno de las autonomías ha sido uno de los temas a tratar que más pluralidad de opiniones ha generado, con un 32,7 % de preguntados a favor de que el Estado recupere competencias en detrimento de las CC.AA., un 27,4 % prefiere que las autonomías cuenten con mayor capacidad del mismo y un 20'8 % prefieren mantenerlo como está.

Por el contrario, los entrevistados no afrontan con optimismo el futuro político. Hasta un 68,5% no confía en que los partidos políticos sean capaces de resolver el conflicto y pactar una nueva Constitución en consenso, siendo los votantes de Unidos Podemos (81,2%) y los menores de 29 años (84'1%) los más pesimistas.

¿QUÉ PROCEDIMIENTO SE LLEVARÍA A CABO PARA REFORMAR LA CONSTITUCIÓN?

En caso de que finalmente hubiese un consenso y una intencionalidad por parte de la clase política de reformar la carta de 1977, el proceso de cambio sería complejo.

Modificar total o parcialmente exige el respaldo de dos tercios del Congreso y el Senado y obligaría a disolver las Cortes, celebrar nuevas elecciones y convocar un referéndum según viene indicado entre los artículos 167 y 169.

La forma más sencilla, recogida por el art. 167, indica que 3/5 del Congreso y el Senado deberán aprobar el texto, el cual no debería ser llevado a referéndum de forma obligatoria, a no ser que un 10% de cualquiera de las Cámaras lo solicitase.

En segundo lugar, la opción más complicada se realiza cuando se pretende modificar el núcleo duro de la Carta Magna, formado por los títulos que regulan las instituciones básicas del Estado, los derechos y libertades fundamentales o el modelo de monarquía parlamentaria.

En caso de que la reforma implique el cambio de alguno de estos aspectos, la reforma debe ser solicitada por dos tercios de cada Cámara, implicando la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones constituyentes.

El resultado de dichas elecciones daría con un gobierno que debería elaborar, ratificar y aprobar el nuevo texto, el cual seria de nuevo llevado a referéndum para contar con el beneplácito del pueblo.