La sequía de los embalses españoles se alarga como nunca desde 1990

Encadenan ocho meses perdiendo agua, algo inédito desde hace 27 años

Servimedia 5 de diciembre de 2017

La sequía de los embalses españoles se alarga como nunca desde 1990

Los pantanos españoles han encadenado casi ocho meses perdiendo agua cuando queda poco más de dos semanas para la llegada del invierno, algo que no había ocurrido nunca en el registro histórico de la reserva hidráulica española, que comienza en 1990. La mayor parte de los embalses de la península están por debajo de la mitad del máximo que pueden almacenar.

Los embalses acumulan ahora 20.446 hectómetros cúbicos (hm3), lo que supone un 36,46% de su capacidad total y 129 hm3 menos que hace una semana, cuando las precipitaciones fueron abundantes en toda la península, con el valor máximo en San Sebastián (Guipúzcoa), donde se recogieron 123,6 litros por metro cuadrado.

Los pantanos se encuentran lejos de la mayor cantidad registrada este año, cuando llegaron al 59,5% de la cantidad total en las dos primeras semanas de abril, mientras que el año pasado alcanzaron la cota máxima en la penúltima semana de mayo (75,3%) y en 2015 lo hicieron en la primera de mayo (78,7%).

Según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, facilitados este martes a Servimedia, los embalses suelen comenzar a ganar agua entre finales de septiembre y comienzos de noviembre, y nunca desde 1990 se ha dado el caso de que la reserva hidráulica española continúe descendiendo. Hasta ahora, el año más tardío en que los pantanos volvieron a recuperarse tras la temporada seca fue 1997, cuando lo hicieron en la 46ª semana. El año 2017 ha entrado ya en la 49ª semana.

Además, el nivel de agua embalsada en la actualidad es el más bajo de los últimos 22 años, puesto que los pantanos registraron en la 49ª semana de 1995 un 28,55% de su capacidad total. Después, los niveles siempre han ido oscilando año a año, con un máximo del 70% en 1997 y el mínimo de ahora, con un 36,46%.

El registro histórico indica que sólo en 1994 (35,76%) y 1995 (28,55%) hubo menos agua embalsada que actualmente. Por el contrario, 1997 consta como el año con la reserva hidráulica española más elevada (70,00%), seguido de 2014 (68,97%), 2010 (68,71%) y 2003 (66,39%).

CUENCAS HIDROGRÁFICAS

Por otro lado, un total de 12 de las 16 cuencas hidrográficas están ahora por debajo del 50%, concretamente el Segura (13,5%), el Júcar (24,9%), el Duero (28,7%), la cuenca mediterránea andaluza (30,9%), el Guadalquivir (31,4%), el Miño-Sil (37,4%), el Guadalete-Barbate (39,0%), el Tajo (38,0%), Galicia Costa (38,0%), el Ebro (42,6%), el Guadiana (44,2%) y las cuencas internas de Cataluña (47,6%).

Los niveles más altos de agua embalsada en la actualidad corresponden al Cantábrico Oriental (79,5%); Tinto, Odiel y Piedras (67,7%); las cuencas internas del País Vasco (61,9%), y el Cantábrico Occidental (52,5%).

La reserva hídrica actual se sitúa un 33,5% por debajo de los niveles de la media de la última década, que es de 30.739 hm3 de agua, y un 28,4% menos respecto a hace un año, cuando había 28.547 hm3.