Investigan a un joven de 18 años por mofarse de las víctimas de los atentados de Cataluña

El joven calificó de "basura humana" a las víctimas de los atentados acaecidos en Barcelona.

Servimedia 30 de noviembre de 2017

La Guardia Civil ha interrogado en calidad de investigado (antes imputado) a un joven de 18 años de nacionalidad española como presunto autor de un delito de humillación a las víctimas del terrorismo. El individuo se dedicaba a mofarse en las redes sociales de las víctimas de los atentados que tuvieron lugar el pasado 17 de agosto en Cataluña haciéndose pasar por uno de los terroristas.

Según informó la Guardia Civil, el joven creó un perfil en una red social usurpando la identidad de uno de los terroristas abatidos en Cambrils (Tarragona) y utilizando como 'avatar' una foto de éste de las que se difundieron en medios de comunicación en los días posteriores a los ataques.

Esta cuenta era de acceso libre para cualquier usuario de la red social y en ella el joven publicó imágenes de las víctimas de los atentados añadiendo comentarios "de desprecio y humillación". También amenazó acerca de la comisión de otros atentados en diferentes lugares de España.

A su vez, utilizó algunas de las fotos "más crueles" de los atentados calificando de "basura humana" a las personas que fallecieron o resultaron heridas en La Rambla de Barcelona, llegando a añadir comentarios sobre el "placer" que le producía ver estas imágenes de lo que él mismo llegó a calificar como "masacre".

Ante las críticas que recibió sobre el contenido de sus publicaciones, el individuo cerró el perfil, lo que no impidió la investigación que permitió desenmascarar su identidad.

Desde la elevación al nivel 4 de Alerta Antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil potenció las investigaciones relacionadas con individuos vinculados con organizaciones terroristas, prestando especial atención a su actividad en Internet y redes sociales, ámbito en el que se difunde la mayor parte de la propaganda de estos grupos.

Aunque una parte de este contenido radical es difundido directamente por las estructuras mediáticas de dichos grupos terroristas, otra parte no menos importante de esta tarea es asumida por individuos que, desde sus países de residencia y sin contacto directo con ellos, colaboran haciendo llegar su propaganda y postulados radicales a un número mucho mayor de potenciales seguidores.