Puigdemont pide garantías a la Junta Electoral: "Me encantaría hacer la campaña en Cataluña"

En cuanto si acataría la aplicación del 155 al igual que están haciendo sus exconsejeros, Puigdemont ha asegurado: "Las cosas que tengan que hacer la gente que está en la prisión injustamente están bien. Es indigno que los consejeros estén en prisión".

Nacho Arribas 30 de noviembre de 2017

Puigdemont pide garantías a la Junta Electoral: "Me encantaría hacer la campaña en Cataluña"

El cesado expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, defiende tener los "mismos derechos que el resto de partidos" que concurren a la campaña electoral, y por ello defiende que le "encantaría hacer la campaña en Cataluña". Para ello pide garantías a la Junta Electoral. 

Así lo ha asegurado esta mañana en una entrevista en TV3. Desde Bruselas, el que fuera líder del Govern ha asegurado que "lo que es bastante anómalo es que una parte importante de las opciones que pueden elegir una parte de los catalanes no tiene las mismas condiciones que el resto".

En cuanto si acataría la aplicación del 155 al igual que están haciendo sus exconsejeros, Puigdemont ha asegurado: "Las cosas que tengan que hacer la gente que está en la prisión injustamente están bien. Es indigno que los consejeros estén en prisión".

Para Puigdemont, "lo que nos ha llevado hasta aquí es un golpe de Estado, una aplicación abusiva del 155. No podemos aceptar que las decisiones se tomen de esta forma. El 21-D tenemos que decir basta. La absencia de voluntad de diálogo nos ha llevado hasta aquí", y ha criticado que "el tripartito del 155 no ha tenido vergüenza de permitir que el Estado entre en nuestra casa". El expresidente se ha quejado de que ni Mariano Rajoy, ni Pedro Sánchez, le han llamado. "Tampoco lo hacía antes", ha añadido. Y se ha preguntado: "¿Respetará el Gobierno el resultado de las elecciones? Y eso se traduce en preguntarse si retirará el 155 porque habrá quedado reprobado y desautorizado por el pueblo de Cataluña", dice el expresidente.

Sobre su estancia en Bruselas, Puigdemont ha defendido que "estar lejos de casa no es nada agradable. Tienes que hacer de tripas corazón". "Nosotros no hemos estado ni un minuto fuera de la ley. Llegamos a Bruselas sin ninguna orden de detención y cuando se produjo, entregamos un escrito a la justicia belga poniéndonos a su disposición. Tenemos derecho a luchar para demostrar que no hay razón para estas extradiciones. Nuestra confianza es máxima con lo que pueda decidir la justicia belga", asegura.