CIENCIA | Consiguen observar una galaxia en sus primeras etapas de formación

La galaxia A370-L57 ha sido estudiada por un grupo de científicos de la Complutense y gracias al estudio se puede poner a examen los modelos de evaluación de las galaxias. 

Servimedia 28 de noviembre de 2017

Un equipo internacional liderado por astrofísicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha logrado observar una galaxia, denominada A370-L57, en sus primeras etapas de formación gracias al efecto lente gravitacional de un cúmulo de galaxias y al uso del Gran Telescopio Canarias, el mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo.

La UCM explicó en un comunicado que una lente gravitacional ha permitido estudiar la galaxia más joven y menos masiva de entre las descubiertas a una gran distancia, que se muestra tal y como era durante la infancia del Universo, cuando este contaba con solo unos mil millones de años (el 7% de su edad actual).

La universidad explicó que lograr identificar galaxias tan lejanas en sus primeras etapas de formación es un gran reto para los astrofísicos, puesto que la luz que llega es muy débil, y por ello solo se suele detectar a las más grandes y luminosas, que tienden a ser también las más evolucionadas.

"A la distancia de A370-L57, incluso 'Hubble' sólo puede detectar galaxias que ya tienen cientos o miles de millones de estrellas, formadas a lo largo de decenas o cientos de millones de años", afirmó el investigador del departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera de la UCM y autor principal del estudio, Antonio Hernán, que detalló que "en comparación, esta tiene sólo unos cuatro millones de años de edad y una masa de apenas tres millones de veces la del Sol".

Según este experto, estudiar las propiedades de este tipo de cuerpos "pone a prueba los modelos de formación y evolución de galaxias, que predicen la existencia de un gran número poco masivas que hasta ahora no se habían podido detectar".

De acuerdo con el estudio, la galaxia descubierta tiene un diámetro de apenas 200 años luz (casi mil veces menor que la Vía Láctea) y podría estar en proceso de fusionarse con otra cercana. Además, su espectro indica que la mayoría de sus estrellas son muy jóvenes y que se formaron de gas muy pobre en metales, lo que sugiere que son algunas de sus primeras estrellas, es decir, su nacimiento.

En el futuro próximo se podrán detectar muchas galaxias como A370-L57 con 'GTC' y 'Hubble', y otras aún más distantes que estén formando su primera población de estrellas y estudiarlas en gran detalle gracias al telescopio espacial 'James Webb', que han desarrollado conjuntamente la NASA y la Agencia Espacial Europea y que será puesto en órbita en 2019.