España vive el segundo peor año de la década en cuanto a incendios forestales

Los incendios forestales que arrasaron miles de hectáreas en Galicia y Asturias han provocado que 2017 sea el peor año de la última década para España, junto con el año 2012.

Servimedia 21 de noviembre de 2017

Las llamas han quemado un total de 174.788,57 hectáreas entre enero y octubre en España, lo que supone que este año está siendo el segundo peor de la última década, sólo superado por 2012, cuando resultaron calcinadas 216.194,77 hectáreas en los 10 primeros meses.

Según los datos provisionales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a los que ha tenido acceso Servimedia, la superficie calcinada este año supone el doble de la media del decenio (que es de 85.978,22 hectáreas).

La información de Medio Ambiente incluye la oleada de fuegos que arrasaron el noroeste de la península (Galicia, Asturias y León) a mediados de octubre, que causaron la muerte a cuatro personas. La Xunta de Galicia calcula que entonces hubo 264 incendios que afectaron a 49.171,59 hectáreas.

GRANDES INCENDIOS

Ese episodio ha provocado que este año sea ya en España el peor de la última década en grandes incendios forestales, es decir, cuando la superficie calcinada supera las 500 hectáreas. En los 10 primeros meses de este año se han declarado 52, cuando la media de la última década es de 19. Por detrás están 2012 (41), 2009 (35), 2011 (24) y 2016 (21).

El pasado mes de octubre se registraron 38 grandes incendios forestales en toda España, una cifra muy inusual que supera con creces los 16 de 2012 y los siete de 2009, que hasta septiembre eran los años con más fuegos de envergadura de la última década.

Durante esos 10 primeros meses de 2017 se han producido 13.153 siniestros forestales, de los que 4.905 fueron incendios (que arrasaron al menos una hectárea) y 8.248 conatos (con menos de una hectárea quemada).

De las hectáreas calcinadas, que suponen un 0,63% del territorio nacional, un total de 10.643,24 corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto a vegetación leñosa, concretamente 94.979,13 de matorral y monte abierto, y 69.166,20 de superficie arbolada.

EL NOROESTE, LA ZONA MÁS AFECTADA

El noroeste peninsular (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) ha concentrado un 52,80% de los incendios y conatos forestales entre enero y octubre, en tanto que el resto de siniestros se han repartido entre las comunidades interiores (las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 31,54%; el área mediterránea, con un 15,20%, y Canarias, con un 0,46%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, el 73,78% pertenece al noroeste, un 14,18% a las comunidades interiores, un 10,44% al área mediterránea y un 1,60% a Canarias.


La mayor cantidad de superficie arbolada calcinada se ha producido también en el noroeste (64,74%), por delante del área mediterránea (17,30%), las comunidades interiores (13,94%) y Canarias (4,02%).