Sol de día y frío de noche en otro fin de semana sin lluvia en toda España

Se espera que las primeras precipitaciones lleguen a mediados de la próxima semana, aunque no serán muy abundantes.

Servimedia 17 de noviembre de 2017

Sol de día y frío de noche en otro fin de semana sin lluvia en toda España
Foto: Qué!

El tiempo de este fin de semana será estable en toda España debido a la persistencia de un anticiclón que lleva desde comienzos de noviembre impidiendo la entrada de borrascas cargadas de precipitaciones y que prolongará la sequía hasta la primera mitad de la próxima semana, puesto que el jueves volverán las lluvias, pero sólo al oeste de la península.

El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, señaló este viernes a Servimedia que el fin de semana estará marcado por el tiempo anticiclónico, con lo que "no se esperan lluvias en prácticamente ningún punto del país, salvo quizás algún chubasco acompañado de tormentas en las islas más occidentales de Canarias".

Del Campo indicó que el resto del país tendrá cielos despejados, aunque podría aparecer alguna nube en el Cantábrico, el área mediterránea y el Estrecho, así como bancos de niebla matinales en zonas bajas de la mitad norte de la península.

En cuanto a las temperaturas, comentó que "no van a cambiar demasiado" salvo que descenderán ligeramente en la mitad norte peninsular, con lo que los termómetros se acercarán a los 20 grados en buena parte de la mitad sur, e incluso llegarán hasta los 24ºC en el sur de Extremadura y el oeste de Andalucía. En la madrugada del domingo habrá heladas en la Meseta Norte, el Sistema Ibérico, la Cordillera Ibérica y los Pirineos.

Del Campo subrayó que una peculiaridad del fin de semana es que "la amplitud térmica continuará muy marcada", es decir, la diferencia entre las temperaturas máximas y las mínimas, ya que durante el día serán por encima de lo habitual y por la noche más bajas de lo normal.

"Sobre todo en el centro, la Cordillera Cantábrica y los Pirineos, esas anomalías de las máximas serán superiores a cinco grados por encima de lo normal. Las mínimas oscilarán entre dos y cuatro grados por debajo de lo habitual en todo el país", añadió.

Del Campo explicó que esta situación se debe a que el anticiclón que afecta a buena parte de España "deja los cielos muy despejados, con lo que durante el día hay un calentamiento fuerte de la superficie y durante las noches, que son cada vez más largas, hay un enfriamiento marcado porque todo el calor diurno se escapa, unido a que el viento sopla flojo".

De hecho, Del Campo indicó que "el anticiclón está siendo duradero y bastante persistente por nuestra latitudes", puesto que la última vez que hubo precipitaciones generalizadas en la península y Baleares fue el primer fin de semana de noviembre, cuando llegaron las primeras nevadas importantes del otoño a los Pirineos.

PRÓXIMA SEMANA

Por otro lado, Del Campo recalcó que la próxima semana comenzará con "un tiempo muy similar", de manera que seguirán predominando los cielos prácticamente despejados, los bancos de niebla en zonas de valles de grandes ríos, las heladas en zonas montañosas y los días soleados con poca variaciones en los termómetros.

Sin embargo, apuntó que a últimas horas del miércoles se acercará un frente por el noroeste de la península que a partir del jueves dejará lluvias en Galicia y el noroeste de Castilla y León, y que podrían llegar a zonas de Extremadura y del oeste peninsular. "Las lluvias no se extenderán al centro ni al este peninsular, ni a los archipiélagos", apostilló.

Del Campo indicó que las temperaturas volverán a subir a partir del jueves porque el viento comenzará a soplar del sur, de manera que las heladas se quedarán restringidas a zonas de alta montaña.

"No hay perspectivas de lluvias a corto plazo en todo el país. Desde que comenzó el año hidrológico, el pasado 1 de octubre, sólo ha caído un 43% de la lluvia que se espera en un año normal", concluyó.