Los comerciantes podrán denunciar 'in situ' a quienes pillen robando

El nuevo protocolo pretende combatir los robos en los comercios que suponen 1.700 millones de euros al año.

Servimedia 16 de noviembre de 2017

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado  que su departamento está ultimando un protocolo para que los comercios puedan denunciar al momento y dentro de sus instalaciones a quienes descubran robando. Zoido ha hecho este anuncio al inaugurar en Madrid la vigésima edición del 'Congreso Aecoc de Prevención de la Pérdida', que organiza la patronal de las empresas de distribución.

En este sentido, antes de la intervención del ministro, el presidente de Aecoc, Francisco Javier Campo, se ha quejado de que las actuales condenas por hurto en los comercios son "poco efectivas" y que los principales responsables de las sustracciones no son los particulares, sino bandas organizadas que luego revenden lo robado.

A este respecto, el titular de Interior ha anunciado que su departamento está trabajando con las Fuerzas de Seguridad y la propia Aecoc para tener listo "muy pronto" el "protocolo de denuncia policial in situ", con el que se pretende "prevenir las pérdidas" de los comercios y "mejorar la seguridad".

"EFECTOS DISUASORIOS"

Zoido ha explicado que se trataría de un sistema para que los comerciantes y su personal de seguridad pudieran denunciar al momento a los ladrones que son sorprendidos robando y que están retenidos en el establecimiento. Este mecanismo se aplicaría cuando se trate de delitos leves y se está buscando la adaptación legal para cuando se refiera a menores.

Ha añadido que sería un sistema de denuncia "riguroso" y que se busca que tenga "efectos disuasorios". Al mismo tiempo ha destacado que la elaboración de este protocolo está en fase avanzada y que ya se ha licitado lo que se refiere a la herramienta informática necesaria.

Zoido ha subrayado que esta mejora normativa es oportuna porque en el sector de la distribución en España están empleadas 4,5 millones de personas y los hurtos provocan a estas empresas unas pérdidas anuales de 1.700 millones de euros.