Un cuadro de Da Vinci rompe todos los récords y se vende por 450 millones de dólares

La obra de Da Vinci, un óleo de de 65 cm por 45 cm, ha superado en más del doble el precio por el que se adquirió la obra de Picassso,"Las mujeres de Argel", que se vendió en 2015 a un precio de 179.4 millones de dólares.

Alfonso Mata 16 de noviembre de 2017

Un cuadro de Da Vinci rompe todos los récords y se vende por 450 millones de dólares
Foto: Twitter

El miércoles, una pintura de 500 años de antigüedad, cuya autoría se atribuye a Leonardo Da Vinci, batió todos los records,  cuando en una subasta se vendió por 450 millones de dólares. Según Christie´s, es la obra más cara que se ha adquirido en una puja.

La pintura en cuestión tiene el título de "Salvator Mundi" o "Salvador del mundo", y representa una imagen de Jesucristo. Por ella se ha pagado más del doble que por "Las mujeres de Argel" (Version 0), de Pablo Picasso, que hasta ahora era la obra más cara subastada, y por la que se llegó a pagar 179.4 millones de dólares en 2015, en Nueva York.

La pintura fue adquirida a los 20 minutos de comenzar la subasta.

Llegó a formar parte de la colección privada de Carlos I de Inglaterra y también perteneció a un ciudadano ruso, que pagó por el cuadro 127.5 millones de dólares en 2013.

El óleo de 65 cm por 45 cm, fue pintado aproximadamente en el año 1500 y presenta a Jesús de medio cuerpo y de frente. La obra también ha sufrido una restauración, tal y como informa el portal 'Expansion México'.

"Salvator Mundi es una pintura de la figura más icónica en el mundo, del artista más importante de todos los tiempos. La oportunidad de ofrecer esto al mercado es un honor que llega solo una vez en la vida", aseguró Loic Gauze, trabajador de Christie´s.

"Fue pintada en la misma época que la Mona Lisa, con la que tiene una similitud de composición patente. Leonardo tenía una fuerza creativa incomparable, y un maestro del enigma. Cuando uno se para frente a estas pinturas, es imposible para la mente descifrar o comprender totalmente el misterio que irradia de ellas. Tanto la Mona Lisa como Salvator Mundi son ejemplos de esto", concluyó.