Artur Mas pedirá una semana más de plazo para pagar la fianza por la consulta independentista del 9-N

Este jueves expira el plazo dado por el Tribunal de Cuentas. 

Eva Villanueva 16 de noviembre de 2017

A medianoche se acaba el plazo para que el expresident de la Generalitat, Artur Mas abone los 5,2 millones de euros de fianza impuesta por el Tribunal de Cuentas, por el desvío de fondos públicos para la consulta independentista del 9-N en 2014. Hasta el momento ha abonado unos 2.400.000 euros, procedentes de la caja de solidaridad, y con toda probabilidad va a pedir una semana más de plazo para seguir aportando la cantidad reclamada.

A lo largo del día está previsto que el que fuera jefe del Govern pague otros 400.000 euros de los fondos de la organización independentista ANC, aunque aún estará lejos de los 3 millones de euros que le quedan por pagar, por lo que pondrá como garantía su patrimonio para evitar el embargo.

Hay que señalar que la fianza es solidaria, y sobre ella tienen que responder la exvicepresidenta, Joana Ortega, la exconsejera de Enseñanza, Irene Rigau, el exportavoz del Govern, Francesc Homs; y a otros cinco ex altos cargos de la Generalitat

"ES MÁS DIFICIL SEÑALAR CON EL DEDO A UNOS POCOS"

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Artur Mas afirmó hoy en el 'Fórum Europa. Tribuna Catalunya' que "es más fácil señalar con el dedo a unos pocos" que recordar que el 'procés' nació "de las calles" y "de las urnas".

En el encuentro informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, Mas dijo que atribuir el proceso independentista en exclusiva a los partidos políticos constituye una "simplificación intencionada" de la realidad y aprovechó para recordar que se cumple ahora el primer mes de cárcel de los responsables de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente.

Mas señaló que en 2012 "quienes se organizaron por encima de los partidos fue la sociedad civil organizada pidiendo a los políticos que cambiaran el rumbo tradicional del país" porque hasta entonces "ningún partido de gobierno había apostado por la independencia". En este sentido, aseguró que en su primer mandato el objetivo era el pacto fiscal. No obstante, reconoció que "esto no quita que sean las instituciones y los dirigentes los que tengan que asumir las consecuencias".

Artur Mas viajó a Bruselas la semana pasada para verse con el también expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y trabajar en la estrategia del PDeCAT de cara a las elecciones del 21-D, comicios a los que este partido y Esquerra Republicana de Catalunya, su socio en Junts Pel Sí, concurrirán en listas separadas pese a que Puigdemont apostaba por una candidatura unida. En cualquier caso, los soberanistas han anunciado que harán un frente común a través de sendos programas coordinados.

La conferencia de Mas fue presentada por el periodista José Antich, exdirector de La Vanguardia y actual director del Elnacional.cat, quien quiso comenzar recordando al "legítimo Gobierno de la Generalitat" y a los 'jordis' encarcelados.