El Ejército toma el control de Zimbabue pero niega un golpe de Estado

Los militares zimbabuenses se han levantado contra el ejecutivo de Mugabe y han tomado Harare. Aseguran que el presidente se encuentra a salvo.

Qué! 15 de noviembre de 2017

El Ejército toma el control de Zimbabue pero niega un golpe de Estado
Foto: Twitter.

La capital de Zimbabue, Harare, ha sido tomada por el ejercito zimbabuense, que ha bloqueado el acceso a los principales edificios gubernamentales de la ciudad, como el Munhumutampa, que alberga la oficina del presidente Robert Mugabe, el Parlamento y el Tribunal Supremo, además del aeropuerto de la capital, tal y como ha afirmado la televisión sudafricana 'News24'.

El actual presidente, que según el Ejército se encuentra a salvo, atraviesa una delicada situación tras la destitución del vicepresidente Emerson Mnagnagwa el pasado sábado, quien era considerado como sustituto de Mugabe para la presidencia, y que ha tenido que marcharse del país dirección Sudáfrica por deslealtad, falta de respeto y engaño.

Desde la oposición, el Movimiento por el Cambio Democrático considera oportuno el regreso de la democracia y cree oportuna la intervención militar de la capital para restaurar el orden en el país. El general Constantino Chiwenga declaró que los militares estaban preparados para tomar las riendas del Estado con el objetivo de detener la purga de los miembros del partido que gobierna: el Frente Nacional Patriótico de la Unión Africana de Zimbabue. 

A pesar del control de la ciudad, el ejército asegura que no se trata de un Golpe de Estado: "No es una toma de poder militar del Gobierno. Se trata de una medida para atacar a los delicuentes que están provocando el sufrimiento social y económico del país".

Por último, el general Moyo afirma que Mugabe y su familia están sanos y salvos: "Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que todo se normalice". Entre los detenidos, según confirma  una fuente del ejecutivo citada por Reuters, asegura que la "primera familia", es decir, el presidente y su familia están bajo arresto domiciliario. Además está detenido el ministro de finanzas, Ignatius Chombo.