Tráfico denuncia desde este fin de semana con 50 cámaras a los conductores sin cinturón

La Dirección General de Tráfico (DGT) comenzará este sábado a denunciar a los conductores que no lleven puesto el cinturón de seguridad si son captados de modo automatizado por alguna de las 50 cámaras instaladas en las carreteras con el fin de controlar el uso de ese dispositivo de seguridad. Los infractores recibirán en su domicilio la correspondiente denuncia.

10 de noviembre de 2017

Tráfico denuncia desde este fin de semana con 50 cámaras a los conductores sin cinturón
Foto: Archivo

Las cámaras están situadas en pórticos o postes y son las 50 primeras en marcha de un total de 227 que tiene previsto implantar la DGT, el 60% de ellas ubicadas en carreteras convencionales, que son las que registran la mayor accidentalidad y siniestralidad, y el 40% restante en autopistas y autovías.

Ésta es una de las medidas urgentes presentadas el pasado 31 de enero por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Congreso de los Diputados con el fin de reducir la siniestralidad y aumentar la seguridad en las vías.

Esas 50 cámaras comenzaron a funcionar hace dos meses y Tráfico ha enviado en ese tiempo una carta informativa a los conductores de los vehículos que han sido 'cazados' sin llevar puesto el cinturón de seguridad. A partir de este sábado la DGT denunciará a los infractores.

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, indicó en un comunicado que "estos dos meses han servido para que los ciudadanos conozcan que disponemos de estos instrumentos que captan de forma telemática la imagen y han podido conocer dónde están colocadas las cámaras, ya que su ubicación es pública y puede consultarse en la web de la DGT".

"El objetivo no es otro que salvar vidas porque cada año alrededor de 200 fallecidos viajan sin hacer uso del cinturón de seguridad, dispositivo que reduce a la mitad el riesgo de muerte", aseguró.

En los dos últimos meses, la DGT ha enviado 331 cartas informativas a los conductores que han sido captados sin cinturón gracias a fotografías que no ofrecen duda alguna sobre el no uso de ese dispositivo de seguridad. La denuncia supone 200 euros de multa y la detracción de tres puntos.

TRATAMIENTO DE LAS IMÁGENES

Por otro lado, la DGT afirmó que las imágenes captadas por las cámaras están sometidas a "un severo control de calidad", que son enviadas diariamente al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, donde en un primer momento un software diseñado específicamente para ello revisa cada una de las fotografías, monitorizando automáticamente mediante técnicas de visión artificial el uso del cinturón de seguridad por parte del conductor. El propio software descarta las fotografías en las que detecte que el conductor sí usa el cinturón de seguridad.

Las imágenes en las que el software no identifica el cinturón de seguridad pasan a ser revisadas manualmente por dos operadores que descartan las fotografías sobre las que pudiera existir alguna duda sobre el uso de dicho dispositivo.

Después del visionado manual que se realiza en el Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, la imagen llega a la jefatura provincial de Tráfico correspondiente, donde se vuelve a comprobar manualmente que el conductor va sin cinturón para posteriormente iniciar el conveniente procedimiento sancionador.

El titular del vehículo recibirá en su domicilio un requerimiento para que identifique al conductor que aparece en las fotografías que se le adjuntan. En caso de que en la fotografía aparezca un copiloto, se procede a pixelar su cara para esa persona no sea identificada.

Una vez identificado el conductor, se procede al envío de la denuncia, que supone una multa económica de 200 euros y la detracción de tres puntos. En el caso de que el titular no identifique a la persona que conduce, Tráfico generará un nuevo expediente sancionador por no identificar al conductor. El incumplimiento del deber de identificar es una infracción muy grave cuya multa es el triple de la prevista para la infracción original que la motivó, es decir, 600 euros.

227 CÁMARAS

Esas 50 cámaras son las primeras en funcionar, ya que progresivamente entrarán en funcionamiento el resto hasta un total de 227, en las que también se iniciará el plazo informativo de dos meses previo a la denuncia.

El 60% de las cámaras están ubicadas en vías convencionales, que son las que registran mayor accidentalidad y siniestralidad, y el 40% restantes en vías de alta ocupación.

Pese a que las cámaras solo captan al conductor del vehículo, Tráfico recordó la obligación y la importancia de que "todos los ocupantes del vehículo lleven perfectamente puesto el cinturón de seguridad o el sistema de retención correspondiente".