El consejo de Kiko Matamoros a su hijo Diego en uno de los peores momentos de su vida

Reconoce que descubrir que no es el padre de su hija, es un trago difícil de superar pero que "no hay que crucificar a nadie por esto". 

Eva Villanueva 10 de noviembre de 2017

Kiko Matamoros ha hablado como padre conciliador y poco combativo, en medio del boom que ha supuesto la noticia de que su hijo Diego no es el padre de la niña que tuvo  con su ex Tanit. En declaraciones a 'Sálvame', el que fuera colaborador del programa de 'Telecinco', ha reconocido que supo la noticia "unos días antes de que se hiciera pública" y que era algo que él ya sospechaba.


"Diego no lo sabía, evidentemente, y las dudas que tuviera yo las hablé en un principio con él y le manifesté mis dudas porque fue un embarazo fronterizo entre un tiempo que no habían estado juntos y otro que ya habían retomado la relación. Pero Diego asumió que era su hija, actuó como padre y ya está".


Tras recibir la noticia como un jarro de agua fría y la decepción, Kiko Matamoros se ha mostrado disgustado, pero ha mostrado su deseo de que "los afectados sufran lo menos posible".

En la entrevista telefónica que ha mantenido con Sálvame, Kiko Matamoros  ha aprovechado para mandar un consejo a su hijo: "con la perspectiva de quien tiene un taco de años y algo de vida recorrida: lo mejor para todos es el perdón, el olvido. Yo sé que el sentimiento de venganza y la ira es un sentimiento tan humano como otro, pero al final no produce ningún rendimiento positivo". 

Con un poco acostumbrado tono conciliador, Kiko Matamoros no se ha mostrado demasiado duro con Tanit pero ha concluido diciendo que "tampoco hay que crucificar a nadie por una cosa así"