Rajoy espera una "participación masiva" el 21-D para empezar una "etapa de tranquilidad"

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, subrayó que "nos equivocaríamos todos" en caso de pensar que se resuelven "todos los problemas" con las elecciones, porque hay una "enorme crisis de convivencia, de desgarro social y de empobrecimiento económico" 

Servimedia 8 de noviembre de 2017

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, espera que en las elecciones que ha convocado en Cataluña para el 21 de diciembre, en aplicación del artículo 155 de la Constitución, haya una "participación masiva" de la ciudadanía.

Así lo indicó este miércoles en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso de los Diputados tras una pregunta de la portavoz del PSOE, Margarita Robles, quien le interpeló por las medidas que va a tomar su Gabinete ante la "peor crisis de la democracia" que está viviendo España en Cataluña.

Rajoy le recordó que el Gobierno ha puesto en marcha el 155 para restaurar la legalidad, proteger la economía y restablecer la convivencia, y por eso ha convocado para el 21-D unas elecciones autonómicas que espera que "supongan el inicio de una nueva etapa".

En esta nueva etapa también situó a la comisión sobre el modelo territorial impulsada por el PSOE en el Congreso, "que pondremos pronto en marcha" y que espera que sea "útil para trabajar y construir en el futuro". Sin embargo, indicó que, "en paralelo", el Gobierno no olvida que el "principal objetivo" de la legislatura es "el crecimiento económico y la creación de empleo".

El presidente reconoció que le preocupa el futuro y que éste pasa por esos comicios, en los que espera "una participación masiva porque la gente sea consciente, que lo es, de la importancia de estas elecciones". "Espero que sirvan para abrir una nueva etapa política que necesariamente tiene que ser una etapa de tranquilidad, de normalidad, de convivencia, en la que se respeten las reglas del juego, y una etapa que ayude a la recuperación económica de España".

A este respecto, Rajoy destacó que hay algunos "datos preocupantes" sobre la situación económica de Cataluña referidos a la afiliación a la Seguridad Social y al empleo, ya que "las cosas no van como a todos nos gustaría que fueran". "Espero que a principios del año que viene las cosas se normalicen", porque es necesaria una "etapa de tranquilidad", expresó el jefe del Ejecutivo.

Por su parte, la portavoz del PSOE subrayó que "nos equivocaríamos todos" en caso de pensar que se resuelven "todos los problemas" con las elecciones, porque hay una "enorme crisis de convivencia, de desgarro social y de empobrecimiento económico" que, a su juicio, deben abordarse con "diálogo" y los socialistas apuestan por "reconstruir valores por el pacto, la convivencia".

Pese al apoyo del PSOE a las medidas que ha puesto el Gobierno en marcha en Cataluña, Robles le afeó que "lo que está ocurriendo en Cataluña está siendo un pretexto para su Gobierno para haber entrado en una parálisis de su actuación", si bien destacó que apoyan la celebración de estas elecciones en un "marco de seguridad jurídica como no se han hecho otras anteriores".

Por último, tras rechazar las "políticas de enfrentamientos y de bloques", Robles pidió a Rajoy que "haga política", porque es "el momento del diálogo, de echar puentes por esa Cataluña que todos queremos integrada en España, y que sea modelo de pacto y convivencia".