Los motoristas de la Guardia Civil multarán a conductores con radares móviles

Cada equipo de medición de velocidad será capaz de captar velocidades de hasta 250 km/h a una distancia de 15 a 40 metros.

Servimedia 6 de noviembre de 2017

Los motoristas de la Guardia Civil multarán a conductores con radares móviles

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha comprado por primera vez en su historia 60 radares móviles para que los motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realicen controles de velocidad a los vehículos que circulan por las carreteras desde puntos fijos con un trípode y denuncien a quienes sobrepasen los límites reglamentarios.

Tráfico anunció esta medida el año pasado poco antes del inicio del dispositivo especial veraniego de julio y agosto, en el marco de un nuevo paquete de medidas que se pondrían en marcha en ese operativo estival. Entonces, la DGT anunció que los motoristas de la Guardia Civil tendrían por primera vez 60 radares ligeros, que se instalarían en puntos fijos con un trípode con el fin de hacer controles integrales a los conductores.

Sin embargo, fuentes de la DGT señalaron este lunes que la adquisición de esos 60 radares no ha sido posible hasta ahora debido al cierre presupuestario del entonces Gobierno en funciones de Mariano Rajoy.

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha anunciado en Twitter que la DGT ha aceptado invertir alrededor de 860.000 euros en adquirir "radares láser portátiles para los motoristas" de la Guardia Civil que patrullan por las vías interurbanas y destacó que el año pasado hubo "300 muertos por velocidad".

HASTA 250 KM/H

La propuesta de adjudicación de la DGT indica que la empresa Saima Seguridad es la que aportará los 60 cinemómetros láser portátiles, por lo cual recibirá 860.310 euros, cuando Tráfico había licitado ese servicio por 1.357.620 euros.

El pliego de condiciones técnicas del contrato indica que cada uno de los 60 equipos debe medir la velocidad de los vehículos en un área de control y disparar su cámara fotográfica si la velocidad media sobrepasa un límite preestablecido, de manera que la imagen del vehículo, la velocidad y otros datos queden registrados en un archivo y su visionado sea realizado en un ordenador o tableta.

Cada equipo de medición de velocidad tiene que ser capaz de captar velocidades de hasta 250 km/h a una distancia de 15 a 40 metros en dos carriles de carretera y con temperaturas de 0 a 50ºC, y la batería deberá tener un mínimo de cinco horas de funcionamiento.

Los equipos deben contar con trípodes con soporte y funda, ordenadores portátiles o tabletas para la gestión de las infracciones, soportes magnéticos y para guardarraíl, maletas de transporte y manuales de funcionamiento y de mantenimiento.