Así es la nueva vida entre rejas de los exconsejeros encarcelados en Madrid

La cárcel de mujeres de Alcalá Meco y la de Estremera sustituyen a sus despachos de la Generalitat.

Eva Villanueva 3 de noviembre de 2017


El Centro Penitenciario Madrid VII, la cárcel de Estremera es la moderna prisión que acoge a los 6 exconselleres varones del gobierno de Carles Puigdemont - tras la salida de Santi Vila-, desde que este jueves, la magistrada de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, ordenara su ingreso en prisión.


Se sitúa a 67 kilómetros de Madrid, y se extiende a lo largo de casi 92.000 metros cuadrados, con módulos independientes, con 1.200 celdas de unos 11 metros cuadrados, por lo que sus señorías el exvicepresidente, Oriol Junqueras y los exconsejeros, Jordi Turull, Raul Romeva, Joaquim Forn y Carles Mundó no tienen que convivir con violadores u otros presos peligrosos. Además cuentan con un folleto "La prisión paso a paso" con información útil para saber cómo funciona el centro.


La prisión cuenta con los servicios sanitarios, deportivos y educativos que suelen estar presentes en los centros penitenciarios, aunque muy bien equipados. De hecho, el edificio de enfermería acoge una consulta bucodental y equipos de telemedicina, para que los reclusos no tengan que salir del centro para recibir asistencia.


Y por aquello de que "mens sana in corpore sano", la cárcel de Estremera está concebida para que los reclusos pueden desarrollar actividades para mantener en forma su mente y su condición física. Así, cuentan en el interior con canchas deportivas, gimnasio, mesas de ping pong, futbolín, biblioteca, salas audiovisuales o salón de actos. 


En esta prisión, los consejeros cesados también podrán disfrutar de "ciertos lujos", como ver la tele en sus propias celdas, según publica 'El País' que cita fuentes penitenciarias, previo pago de 100 euros a la semana, en el peculio o hucha de los presos.

Por otra parte, la cárcel de mujeres de Alcalá-Meco acoge a las dos únicas exconselleras encarceladas del Govern cesado, Dolors Bassa i Coll y Meritxel Borrás.

Se trata del centro de referencia para mujeres, que se construyó en 1978 y cuenta con 385 celdas.