El Ayuntamiento avanza en la rehabilitación de 13 inmuebles de titularidad municipal

El objetivo del programa es adaptar los edificios a la normativa vigente, puesto que ahora cuentan con una ITE desfavorable
El local de Diablos Locos, incluido en la propuesta original, sigue un trámite específico porque su deterioro obliga a una obra de mayor envergadura

Pepe Rodríguez 1 de noviembre de 2017

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha adjudicado la dirección facultativa para la rehabilitación de 13 inmuebles de titularidad municipal, al objeto de adaptarlos a la normativa vigente, dado que ahora mismo cuentan con una Inspección Técnica de Edificios (ITE) desfavorable.

El sexto teniente de alcalde y concejal de Infraestructuras del Ayuntamiento, José Alberto Díaz-Estébanez, recordó que el programa de rehabilitación se aprobó el pasado mes de enero por parte de la Junta de Gobierno municipal e incluyó, en un primer momento, 13 inmuebles de más de 50 años de antigüedad.

Las actuaciones pretenden subsanar las deficiencias detectadas en los informes de Inspección Técnica de Edificios (ITE) en inmuebles de titularidad municipal y su ejecución se realiza independientemente del colectivo o institución que los esté ocupando.

Díaz-Estébanez explicó que los citados informes "recogen diversos aspectos de necesaria mejora en cuanto al estado general de estructura y cimentación, estado de fachadas exteriores, cubiertas, estado general de instalaciones y elementos de accesibilidad, entre otros".

"De hecho -añadió- ya se ha actuado en algunas de ellas, dando prioridad a cuestiones relacionadas con la accesibilidad en las Unidades de Trabajo Social ubicadas en los distritos municipales".

El programa de rehabilitación se ha dividido en tres lotes, en función de las zonas donde su ubican los edificios, las cuantías de las obras y las similitudes de los trabajos a desarrollar. En concreto, el primero de los lotes incluye los locales de las murgas Ni Fú Ni Fá, la Peña del Lunes, murga Triqui-Traques y la Casa Parroquial de la iglesia de La Concepción.

Un segundo lote está integrado por las oficinas municipales del edificio Fides; la sede de la Asociación de Vecinos La Arboleda y de la Asociación de Canaricultores; el palacete de Coviella y la Casa de la Pólvora.

El tercer lote incorpora el colegio Onésimo Redondo, la Casa Picasa y la sede de la Asociación de Vecinos de Los Lavaderos, junto con la sala de exposiciones del mismo nombre.

Díaz-Estébanez especificó que los trabajos incluyen, entre otros aspectos, mejoras en la carpintería exterior, reparación de humedades, acondicionamiento de cubiertas o adecuación al reglamento técnico y código técnico de edificación.

El presupuesto estimado en conjunto se sitúa en los 350.000 euros.

En relación a las obras en el local de ensayo de la murga Diablos Locos, el concejal indicó que la actuación se retiró del lote 1, tal y como estaba previsto en un principio, porque el inmueble presenta un estado de deterioro importante y sus problemas son de carácter estructural. Por ejemplo, su forjado de cubierta requiere de una sustitución integral, con estructura de madera, al tratarse de un edificio con catalogación en cuanto al Patrimonio Histórico.

Esta circunstancia explica la habilitación de un presupuesto diferenciado que se concretará en las cuentas municipales del próximo año y que alcanzarán como máximo los 450.000 euros. Esta cantidad, en cualquier caso, podrá verse sensiblemente rebajada, tanto en el proyecto ejecutivo definitivo, como en el trámite de licitación y adjudicación.

El citado local cuenta con catalogación patrimonial y se ubica en un entorno urbano muy determinado y emblemático, lo que obliga a su rehabilitación con independencia de quien lo disfrute.

"Es más -señaló Díaz-Estébanez- está demostrado que el deterioro patrimonial de un inmueble es inmensamente mayor y más rápido cuando no está en uso".