BOE | Rajoy asume la presidencia de Cataluña y Zoido destituye al Mayor de los Mossos

El Boletín Oficial del Estado recoge las medidas anunciadas por el Gobierno en el Consejo de Ministros Extraordinario.

Nacho Arribas / Servimedia 28 de octubre de 2017

BOE | Rajoy asume la presidencia de Cataluña y Zoido destituye al Mayor de los Mossos
Foto: BOE

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este sábado las medidas aprobadas anoche por el Gobierno en aplicación del artículo 155. Entre ellas que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asume oficialmente las funciones propias del presidente de la Generalitat previstas en el Estatuto de Autonomía. No obstante, Rajoy cede la mayoría de las competencias a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien también asume las funciones de la Vicepresidencia catalana tras el cese de Oriol Junqueras.

El BOE publicado esta madrugada incluye, además, la disolución del Parlamento de Cataluña y la convocatoria de elecciones previstas para el próximo 21 de diciembre. 

Además se aprueba el cese del jefe policial de los Mossos d'Esquadra, el mayor Josep Lluís Trapero. El ministro del interior, Juan Ignacio Zoido, que es quien firma la destitución, se hará cargo de las competencias correspondientes a la consejería catalana de Interior. Trapero está investigado por un delito de sedición en la Audiencia Nacional y sometido a medidas cautelares.

MEDIDAS APROBADAS POR EL CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno de España cesó este viernes a Carles Puigdemont y a todos sus consejeros en la Generalitat de Cataluña en virtud del artículo 155 de la Constitución. También cesó al director general de los Mossos y convocó elecciones autonómicas en esta comunidad para el 21 de diciembre con el propósito de "no dilatar ni un minuto más" la restauración de la legalidad en esta comunidad.

Así lo anunció el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa ofrecida al término de una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que aprobó el cese al completo del Govern, que afecta también a otros 141 cargos de confianza.

Rajoy anunció el cese de Puigdemont como presidente de la Generalitat, de Oriol Junqueras como vicepresidente y de todos sus consejeros después de haber recibido el visto bueno del Senado para aplicar este precepto constitucional con 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención.

Además, los ceses afectan también al secretario general de la Consejería de Interior, César Puig, y al director general de los Mossos, Pere Soler. De este modo, la policía autonómica pasará a depender directamente del ministro Juan Ignacio Zoido, que en los próximos días podría adoptar también la decisión de apartar al mayor de los Mossos, Josep Luis Trapero. Por tanto, a partir de ahora serán los ministerios los que asuman las competencias de las consejerías catalanas.


EXTINCIÓN DE DELEGACIONES EN EL EXTRANJERO

El presidente del Gobierno también anunció la extinción de las oficinas de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, del Consejo para la Transición Nacional, del Patronato de Diplocat, de las delegaciones en el extranjero -a excepción de Bruselas- y de los delegados de la Generalitat en Bruselas y Madrid.

Estas primeras medidas, subrayó Rajoy, sirven para evitar que los hasta ahora responsables de la Generalitat "puedan seguir dando pasos en su escalada de desobediencia y agresión a la convivencia" en Cataluña. "Son para restituir el autogobierno que ha sido liquidado en las últimas semanas por una cadena de decisiones ilegales, arbitrarias y excluyentes", justificó.

En palabras de Rajoy, con la aprobación de los decretos que recogen estas decisiones se están dando los "pasos necesarios e imprescindibles" para devolver la "legitimidad democrática" al autogobierno catalán y responder "a unas decisiones que pretenden imponer por la fuerza de los hechos consumados un secuestro inadmisible de una mayoría de catalanes" y el "hurto de una parte del territorio a los españoles".

ELECCIONES EL 21 DE DICIEMBRE

El jefe del Ejecutivo sorprendió al anunciar que, nada más asumir las competencias de Puigdemont al frente de Cataluña, ha dado la orden de disolver el Parlamento de Cataluña y de convocar elecciones autonómicas en esta comunidad para el 21 de diciembre para que así pueda haber "elecciones libres y legales" en la que los propios catalanes decidan su futuro.

Criticó que Puigdemont no aprovechase ayer la "oportunidad de volver a la legalidad y de convocar elecciones", que precisamente era "lo que le pedía la gran mayoría" de la sociedad en Cataluña. "No quiso hacerlo. Pues bien, el Gobierno de España tomas las medidas para recuperar la legalidad" con esta convocatoria de elecciones que "urge" para "devolver la voz" a los catalanes.

En estos comicios, prosiguió, los catalanes podrán decidir su futuro "para que nadie pueda cometer ilegalidades en su nombre". Aseguró que lo harán en "urnas de verdad, las que tienen ley, controles y garantías, las que pueden sentar las bases de la necesaria recuperación de la convivencia entre catalanes".

"Cataluña necesita reconciliarse con la verdad, con la ley y consigo misma y el Gobierno no quiere dilatar ni un minuto más esa tarea", aseveró, con lo que justificó su decisión de convocar cuanto antes estas elecciones. Reconoció que le hubiera gustado no tener que haber llegado a esta situación "nunca", aunque llegado este punto consideró que no es bueno "prolongar esta excepcionalidad".

RECURSO AL CONSTITUCIONAL

Además, confirmó que en la reunión ordinaria del Consejo de Ministros se aprobó presentar ante el Tribunal Constitucional un incidente de ejecución de sentencia para solicitar la nulidad de las resoluciones aprobadas hoy por el Parlament para iniciar un proceso constituyente. Fuentes gubernamentales precisaron que se presentará en el registro del Alto Tribunal a primera hora del próximo lunes.

Rajoy explicó que ha tomado la determinación de convocar elecciones porque la declaración de independencia que ha hecho hoy el Parlament demuestra que "la sinrazón se ha impuesto a la ley y ha derribado la democracia en Cataluña despreciando el interés general y sin respetar los derechos de las mayorías y sin reparar en el daño que se pudiera causar".

Todo ello le llevó a constatar que hoy en el Parlament catalán se impusieron "los partidarios del cuanto peor, mejor" y los que han llevado a Cataluña a un "callejón sin salida". "La independencia es desgarradora, triste y angustiosa", reseñó, al tiempo que defendió que con su decisión trata de evitar "más daños y devolver cuanto antes la normalidad" a la vida ciudadana.

Hizo especial hincapié en que estas decisiones no conllevan la suspensión del autogobierno ni tampoco "intervenirlo" o "recortarlo", sino que "sencillamente se trata de devolverlo a la una normalidad que empieza por la ley, por recuperar la legitimidad institucional y por devolver la voz a los catalanes".

CELEBRA LA UNION DE LOS CONSTITUCIONALISTAS

En este punto, el presidente agradeció su apoyo al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, por haber compartido estas medidas, "muchas" de las cuales "han sido planteadas por ellos a lo largo de estos días" a través de los continuos contactos que ha habido al máximo nivel.

"Hoy también es un día para la tranquilidad y la esperanza de todos los españoles", arguyó Rajoy, escudándose en que ha quedado acreditado que el Estado de Derecho tiene instrumentos para defender la legalidad, la Constitución y las normas de convivencia "que nos hemos dado entre todos".