La Fiscalía no recurrirá la decisión de dejar en libertad a Trapero

La jueza, Carmen Lamela, decidió su puesta en libertad, frente a la petición de cárcel del Ministerio Público, pero le impuso medidas cautelares, por un delito de sedición.

Eva Villanueva 19 de octubre de 2017

La Fiscalía no va a recurrir el auto dictado por la magistrada de la Audiencia Nacional, en el que decidía dejar en libertad al jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, por considerar que las medidas interpuestas tienen un "carácter provisional" y pueden ser revisadas en un futuro. El pasado lunes, Carmen Lamela le retiraba el pasaporte, y entre otras medidas cautelares le imponía comparecencias quincenales, le prohibía salir de España,  o la fijación de un domicilio.  

El Ministerio Público ha justificado su decisión de no recurrir el auto de libertad, en el hecho de que el mayor de los Mossos sigue estando bajo investigación. En el comunicado firmado por el teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, se subraya que se volverá a evaluar la idoneidad de otras medidas "una vez se amplíe, en su caso, el objeto del procedimiento y se incorporen nuevas diligencias".

Trapero está siendo investigado por el asedio a los agentes de la Guardia Civil del pasado 20 de septiembre, cuando trataban de recabar información para bloquear la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre.  En el marco de esta misma investigación, el pasado lunes la magistrada Lamela dictaba prisión para los líderes de las organizaciones independentistas ANC (Asamblea Nacional de Cataluña), y al de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, por ese mismo delito de sedición.