El 40% de los niños españoles corren el riesgo de ser fumadores pasivos

El tabaquismo pasivo puede causar enfermedades vasculares, oncológicas, alteraciones neurosensoriales o cognitivas, pero, según este especialista, uno de los riesgos más inmediatos son los problemas respiratorios.

Servimedia 18 de octubre de 2017

El 40% de los niños españoles corren el riesgo de ser fumadores pasivos
Foto: Archivo

Cerca del 40% de los niños españoles podrían ser fumadores pasivos, mientras que el humo del tabaco multiplica y agrava los síntomas y los problemas respiratorios en la población infantil asmática, según advirtió este miércoles la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap).

Según advirtieron los expertos, los hijos de padres fumadores tienen mayor predisposición a tener enfermedades respiratorias como la rinitis y la sinusitis, pero si son asmáticos se incrementa la posibilidad de presentar crisis. Por ello, la Seicap recuerda que la exposición al tabaco es el factor evitable más importante que interviene en el desarrollo y mantenimiento del asma infantil, que afecta a uno de cada 10 menores españoles.

Los últimos datos de la 'Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España' (Edades) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, señalan que uno de cada tres españoles es fumador diario.

A este respecto, el doctor Luis Moral, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de la Seicap, advirtió de que "las cifras nos dicen que estamos ante una situación muy grave, pues el riesgo de exposición al humo del tabaco es bastante alto".

El tabaquismo pasivo puede causar enfermedades vasculares, oncológicas, alteraciones neurosensoriales o cognitivas, pero, según este especialista, uno de los riesgos más inmediatos son los problemas respiratorios.

Por otro lado, estas afecciones pueden ser consecuencia de inhalar el humo del tabaco en el embarazo. Según un estudio reciente publicado en la revista 'Tobacco Induced Diseases', la exposición al humo de segunda mano durante los nueve meses de gestación está asociada con un mayor riesgo de sibilancias en los menores.

Además, "fumar durante el embarazo puede provocar una disminución de aporte nutricional al feto, reducción de sus medidas corporales, sobre todo del peso; alteraciones endocrinológicas o de la función pulmonar, complicaciones obstétricas (abortos espontáneos, placenta previa, etc.), un incremento del riesgo de malformaciones congénitas o, incluso, la posibilidad de muerte súbita del lactante", añadió el doctor Moral.

A esto se añade que cerca del 40% de los menores españoles estarían en riesgo de ser fumadores pasivos. El doctor Moral subrayó que "cualquier menor que se encuentre en contacto con alguien que fume tiene un potencial riesgo de ser fumador pasivo, debido a la presencia de humo de tercera mano por las partículas nocivas que se adhieren a superficies como muebles, paredes o alfombras".