Continúa el exilio de empresas catalanas: La Bruixa d'Or y Pastas Gallo se marchan

La marcha de empresas catalanas hacia diferentes puntos de España no cesa desde que el presidente Puigdemont declarase la independencia y de inmediato suspendiese sus efectos. 

Alejandro Cañas/Servimedia 17 de octubre de 2017

La crisis social y política que respira Cataluña por el movimiento secesionista continúa sufriendo las peores consecuencias que ni los propios dirigentes de la Generalitat preveían. La marcha de las principales empresas catalanas afecta sobremanera a la economía y a las finanzas de la Generalitat, que resiente las pérdidas de sus principales exponentes.

A todas las empresas que han trasladado su sede social de Barcelona - son ya 92 las que se han marchado la semana pasada y casi 700 desde el día después del 1 de Octubre - se le suma ahora La Bruixa d'Or y Pastas Gallo. 

La administración de lotería ha anunciado que trasladará su sede social a Navarra y su sede fiscal a Madrid.

La empresa de alimentación ha decidido trasladar su sede a Córdoba "hasta que se garantice la estabilidad jurídica de la empresa y para seguir trabajando en un entorno de estabilidad". El grupo escogió la ciudad andaluza porque tiene la fábrica más grande allí. 

Asaja, organización agraria de la zona, considera beneficiosa la llegada de Pastas Gallo a la zona ya que supondría un desarrollo "en favor" de la provincia de Córdoba, del campo cordobés y también de sus productos agrícolas.

Pastas Gallo no es la única empresa que ha salido de Cataluña en este lapso de tiempo. A la empresa de alimentación se le unen empresas importantes a nivel nacional como las entidades bancarias Banco Sabadell y Caixa Catalunya, cuyas sedes se encuentran en Alicante y Palma de Mallorca respectivamente.

Grupo Planeta también anunció el traslado de su sede de Barcelona a Madrid tras la intervención de Carles Puigdemont en el Parlament. Otros grupos de alimentación que se han marchado son Freixenet, Codorniú, Cervezas San Miguel, Idilia Foods (Colacao y Nocilla) y Bimbo, yéndose muchas de ellas a Madrid.

Por otra parte, han cambiado su domicilio empresas aseguradoras como Catalana Occidente o Axa, además de la concesionaria de autopistas Abertis, la inmobiliaria Colonial, Cellnex, la cadena de hipermercados Lidl o la automovilística Seat.