El Gobierno ultima su hoja de ruta para la intervención de Cataluña con el artículo 155

El jueves vence el plazo para que Carles Puigdemont responda al requerimiento del Gobierno para volver a la legalidad. La intervención será gradual y arrancará por el control de la policía autonómica.

Eva Villanueva 17 de octubre de 2017

Tras el intercambio de misivas entre el jefe del Govern y el presidente del Gobierno, parece enfriarse la expectativa de que Puigdemont vaya a dar marcha atrás, o vaya a revocar la declaración de independencia unilateral, lo que, a todas luces, supondrá, tal y como le recordara Mariano Rajoy la activación del artículo 155 de la Constitución, que supondrá la intervención de competencias de la Generalitat.


En esta cuenta atrás, el Ejecutivo trabaja para definir todos los pasos a seguir, con el mayor consenso posible. Con esta máxima, este lunes Rajoy ha hablado con el líder del PSOE, Pedro Sánchez y el de Ciudadanos, Albert Rivera, según publica 'La Razón', y piensa mantener el contacto en todo momento. 


La hoja de ruta eso sí, se estaría elaborando con una máxima, que una vez que se aplique la Carta Magna, se devuelva la normalidad a Cataluña cuanto antes. En este marco, y según publica 'El País', "inicialmente está previsto un grado leve de aplicación", y previsiblemente, la norma afectará primero a los asuntos relativos a la seguridad. En este marco, Interior asumirá con rapidez el control de los Mossos d'Esquadra, y se prevé sustituir al conceller de Interior, al director de la policía autonómica y al de Protección Civil.


Más allá del capítulo de seguridad, la intervención autonómica atacaría a la cuestión presupuestaria. Según publica 'El Confidencial' para el Ejecutivo resulta fundamental "cortar el grifo" de dinero público del que se nutre el independentismo. Y también se podría incluir la vigilancia sobre el sistema educativo, para evitar el adoctrinamiento y la agitación.


En este marco, se intensifican los trabajos para que el próximo jueves a las 10h de la mañana, esté más que definida la respuesta del Estado al órdago secesionista, de manera que el presidente Rajoy pueda asistir a la cumbre europea.