Trapero, tras no convencer en su primera comparecencia, vuelve a declarar en la Audiencia Nacional

En su primera declaración no se tomaron medidas cautelares, el lunes la jueza Carmen Lamela podría tomar otra decisión porque ahora tiene nuevos informes de la Guardia Civil.

Nacho Arribas / Servimedia 15 de octubre de 2017

El mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, tiene que acudir de nuevo a declarar este lunes a la Audiencia Nacional. Junto a él, también están citados la intendente de la policía catalana Teresa Laplana, el presidente de ANC, Jordi Sánchez, y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. A todos ellos se les acusa de un delito de sedición. 

Tanto la Fiscalía como la jueza Carmen Lamela ya disponen de un informe de la Guardia Civil que señala tanto al mayor de los Mossos como a los líderes de las entidades independentistas como engranajes fundamentales del "plan estratégico" del Govern hacia la independencia de Cataluña. Se trata de un dossier de centenares de folios y varios documentos audiovisuales de las Fuerzas de Seguridad. 

El informe policial hace referencia a los hechos de los días 20 y 21, a los que por el momento se circunscribe la investigación y que se centran en el registro de las dependencias del departamento de Economía de la Generaltat y la detención de 14 cargos del Gobierno catalán por orden judicial y posteriores incidentes con la Guardia Civil, que fue acosada por manifestantes. Sin embargo, los nuevos datos analizan sucesos posteriores, incluso ocurridos en la misma jornada del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Primera declaración

En su primera declaración, el jefe de los Mossos aseguró a la jueza que no tuvo tiempo para preparar adecuadamente el dispositivo de agentes que debía proteger a la comisión judicial que registró las dependencias del departamento de Economía de la Generalitat el día 20 de septiembre.

Trapero defendió la actuación de los agentes que están bajo su mando durante el asedio a la Guardia Civil y aseguró que fue "correcta y necesaria", puntualizando en todo caso que no se les avisó "con suficiente antelación". Fuentes jurídicas aseguraron que esta declaración del jefe de los Mossos no convenció a la Fiscalía.