El Gobierno cree que "puede haber una posibilidad" de que Puigdemont rectifique ante el 155

Moncloa barrunta que el presidente de la Generalitat puede dar marcha atrás y convocar elecciones autonómicas

Servimedia 12 de octubre de 2017

El Gobierno de Mariano Rajoy cree que "puede haber una posibilidad" de que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, conteste al requerimiento aprobado por el Consejo de Ministros confirmando que no ha declarado la independencia y mostrando su disposición de volver a la legalidad vigente, lo que evitaría suspender la autonomía de la comunidad autónoma. Según informa Servimedia, fuentes gubernamentales guardan un mínimo de esperanza de que el conflicto catalán se vaya desencallando en los próximos días y que finalmente no haya que desarrollar las medidas que se están estudiando al amparo del artículo 155 de la Constitución para asumir competencias de esta comunidad autónoma.

Es más, desde el gabinete de Mariano Rajoy piensan que el pasado martes no hubo una declaración unilateral de independencia (DUI) como tal, pero ante la "confusión" creada por las palabras del mandatario catalán prefieren que sea él mismo quien aclare este extremo y despeje cualquier atisbo de duda. 

El jefe del Ejecutivo ha dado de plazo al presidente de la Generalitat hasta el próximo lunes, 16 de octubre, a las 10.00 horas de la mañana, para que responda al requerimiento aprobado en el Consejo de Ministros para que ratifique si ha declarado o no la independencia de Cataluña. En el escrito del requerimiento, que llegó ayer por la tarde al Palau de la Generalitat, concede además otros tres días, hasta el jueves 19 de octubre a las 10.00 horas, para que Puigdemont rectifique y retorne a la legalidad vigente, en el caso de que reconozca haber declarado la independencia.

Si la respuesta no fuera satisfactoria, el Consejo de Ministros aprobaría las medidas pertinentes en virtud del artículo 155 de la Carta Magna que ya se ha activado. La respuesta de Puigdemont, destacan dichas fuentes, marcará el futuro de los acontecimientos y la posible aplicación parcial o total de este precepto constitucional.

Elecciones anticipadas

En La Moncloa ven en dicha llamada al orden constitucional una oportunidad para que Puigdemont dé marcha atrás y asuma que el proyecto separatista que promueve no tiene cabida en el ordenamiento jurídico español. De aceptar su fracaso, dicen, se habrá retratado y se tendrá que enfrentar a un distanciamiento con la CUP.

En este escenario, las fuentes consultadas por Servimedia consideran que Puigdemont se colocaría en una situación complicada para seguir gobernando y ven factible que el dirigente catalán se viera abocado a convocar elecciones anticipadas en esta comunidad autónoma, que podría vender como plebiscitarias, para buscar una salida al clima de tensión con sus socios.

En los últimos días, el Gobierno ha lanzado continuadas llamadas de atención a Puigdemont, solicitándole que vuelva a la legalidad para evitar males mayores. Sin embargo, en el Pleno del pasado martes en el Parlament se comprometió a asumir el "mandato "del pueblo para que Cataluña sea un Estado independiente, aunque a la vez suspendió los efectos de esta declaración para abrir vías de diálogo y encontrar una solución política al conflicto.

En este sentido, en el Gobierno remarcan que es posible emprender un diálogo nuevamente siempre que sea dentro del marco constitucional y con los medios que ofrece el Estado de Derecho. Apuntan, incluso, a una posible "negociación política" en foros como la comisión de estudio para sobre el modelo territorial del Estado que ha impulsado el PSOE.

El propio Rajoy verbalizaba en su comparecencia del miércoles, en el Congreso de los Diputados, esta petición al solicitar a Puigdemont que tenga "un mínimo de generosidad" para responder al requerimiento aprobado por el Consejo de Ministros con una "rectificación" a su actuación que posibilitaría abrir "vías de cara al futuro".