Rajoy comparece a las 12h tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros

El Gobierno se ha reunido para dar respuesta a la declaración de Puigdemont, y analizar las medidas excepcionales que se pueden adoptar si si el jefe de la Generalitat no retira la declaración de independencia "diferida".

Eva Villanueva 11 de octubre de 2017

El Presidente, Mariano Rajoy, se ha reunido con todo su gabinete a primera hora de este miércoles,  tras entrevistarse ayer con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la búsqueda del mayor consenso posible, antes de anunciar la respuesta del Gobierno al "golpe de Estado" perpetrado por el jefe de la Generalitat, Carles Puigdemont. Con este mismo objetivo, Rajoy ha adelantado el encuentro con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que estaba previsto para esta tarde. 


En este marco, crece la presión para que el Gobierno active una respuesta legal que detenga de forma definitiva a los independentistas y según publica 'El País' que cita fuentes del ejecutivo, Rajoy ha analizado con ambos líderes políticos la posible activación del artículo 155 de la Constitución. 


De momento, Albert Rivera ha sido el único que ha defendido de forma abierta la necesidad de activar el artículo 155 de la Constitución para defender la legalidad en Cataluña; falta por ver cuál será la respuesta del PSOE, que a las 10h se reúne su Ejecutiva. 

Uno de los puntos más complicados gira en torno a cómo aplicar ese artículo 155 de la Carta Magna y según publica 'El País', se contempla la posibilidad de que el Gobierno central asuma temporalmente las funciones de la Generalitat, siempre que el presidente, Carles Puigdemont, no acepte la retirada definitiva de la declaración de independencia.

A la espera de conocer cuál será la respuesta definitiva, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado que"nadie puede sacar conclusiones de una ley que no existe, de un referéndum que no se ha producido y de una voluntad que se apropian. No pueden imponer una mediación sin volver a la ley. Hay que respetar las reglas del juego y no inventárselas".