¿Llegó el día de la independencia? Esta tarde Puigdemont interviene en el Parlament

Estos son los dos escenarios a los que se enfrenta el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. La respuesta se conocerá a partir de las 6 de la tarde

Nacho Arribas 10 de octubre de 2017

Como si de la película de Roland Emmerich se tratara, este martes podríamos estar ante el independence day o día de la independencia. Todo dependerá de lo que haga esta tarde el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, una vez que tome la palabra en el pleno de la cámara. La comparecencia, a petición propia, es para trasladar los resultados del referéndum ilegal del 1-O, aunque el fondo de la cuestión pasa, inevitablemente, por conocer si finalmente proclama la declaración unilateral de independencia (DUI) de la que tanto se viene hablando.   

A partir de aquí se presentan varios escenarios:


Puigdemont SÍ declara la independencia

En el caso de que se deje llevar por los más exaltados de Junts Pel Sí y la CUP, junto a los radicales de Omnium Cultural y la ANC, Puigdemont apostará por la DUI y consumará su amenaza. Además de abrirse un futuro incierto para esta región, la atención estará puesta en los pasos que dé el Gobierno central de Mariano Rajoy para preservar la legalidad. Será entonces cuando se confirme si se aplica el artículo 155 de la Constitución que suspende la autonomía. Veremos también si hay una salida masiva de empresas de Cataluña, tal y como ya ha empezado a ocurrir en los últimos días con compañías del sector bancario como Caixabank o Sabadell, y otras cotizadas como Gas Natural, Abertis y Colonial.

Puigdemont NO declara la independencia


Precisamente esa catarata de empresas que han anunciado que dejan de tener su sede social en Cataluña por el miedo a los efectos del independentismo, junto a las penas a las que se enfrentan los que desafían la ley, podría llevar a Puigdemont a reconsiderar la DUI y apostar por una declaración simbólica o, quizá, por convocar elecciones. En ese caso, el presidente de la Generalitat se enfrentaría a las críticas de sus más afines quien le tacharían de "traidor".