Abertis, Freixenet, Grifols, Colonial... otras empresas también piensan en marcharse

Las compañías se preparan de cara a una declaración de independencia que conllevaría nuevos impuestos arancelarios. 

Eva Villanueva 6 de octubre de 2017

La fuga de empresas de Cataluña puede acentuarse en los próximos días, ante el marco de inseguridad jurídica, y la Generalitat no sólo tiene que preocuparse por los movimientos de la banca, sino también de los de otras compañías con sede en la región como Grifols, Colonial, Volkswagen y Bayer.


Entre las cotizadas españolas, hemos visto cómo en los últimos días los inversores aplauden los anuncios de un cambio en la sede social y este viernes lo hemos vuelto a ver. Service Point se ha llegado a revalorizar un 17%, tras confirmar que estudia un traslado de su domicilio social. 

En el caso del sector de la automoción, los riesgos no se pueden pasar por alto, ya que suponen cerca del 10% del PIB dela región. Y en este marco de incertidumbre, el fabricante de coches SEAT cuenta con un "plan de contingencia" de cara a una posible proclamación de independencia unilateral en Cataluña. 

También dentro del sector automovilístico, Nissan cuenta con su sede en Barcelona, pero desde la compañía no se ha querido revelar si cuentan con un plan "B" de cara a la independencia. Su presidente en España, Marco Toro, lo único que ha subrayado en las últimas horas es que tiene "confianza absoluta en las autoridades". 

Más allá de los coches...

El temor a la inseguridad jurídica es compartido entre las compañías presentes en Cataluña, y en concreto, en las multinacionales alemanas como BASF, LIDL o Bayer. De hecho, la Cámara de Comercio Alemana ha reconocido a 'Vozpópuli" que la incertidumbre les perturba y supone "una amenaza directa para el desarrollo económico". Y pese a la dificultad que supone "la deslocalización física de grandes infraestructuras productivas o de servicio", añaden que podrán buscar "un nuevo domicilio social y fiscal (...) fuera de la Comunidad Autónoma (...) para evitar posibles obstáculos arancelarios en su actividad.

El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, ha declarado en 'RNE' que propondrá el cambio de sede social, ante el riesgo de una declaración de independencia unilateral aunque ha subrayado "No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré".

Por otra parte este jueves, el consejo de Administración de la textil DOGI ha aprobado los trámites para llevar su sede social a Madrid. El motivo, según el comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, es "optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores".

El anuncio del traslado de Dogi llegaba después de los de Eurona y la biotecnológica Oryzon, pero ahora, todas las mirada apuntan a otros gigantes y pesos pesados de la Bolsa Española, como Abertis.