El Banco Sabadell aprueba el cambio de sede social a Alicante ante la incertidumbre que provoca Cataluña

El Consejo de Caixabank se reunirá mañana para estudiar una medida similar. También el viernes el Consejo de Ministros aprobará un decreto que facilite a bancos y empresas la salida exprés de Cataluña. 

Eva Villanueva/Nacho Arribas 5 de octubre de 2017

Los bancos catalanes no quieren que les pille desprevenida una hipotética declaración de independencia en Cataluña. Ante ese posible escenario, que podría darse en tan sólo unos días, el Consejo de Administración del Sabadell se ha reunido esta tarde en convocatoria extraordinaria para aprobar un cambio de sede, un movimiento que recogen sus propios estatutos, y que no precisa de la convocatoria de una Junta de Accionistas. 

La entidad que preside Josep Oliu, ha anunciado que traslada su sede social de Cataluña a Alicante. Con este cambio de sede social, la entidad se garantizaría la cobertura del Banco Central Europeo, por seguir dentro de la zona euro, ante esa posible secesión, y por tanto, la posibilidad de seguir accediendo a sus líneas de liquidez. La noticia llega tan sólo días después de que Oliu afirmara que cuentan con los instrumentos adecuados para proteger a sus clientes y que tomarán las medidas que sean necesarias ante la "inquietante situación política".

La crisis abierta en Cataluña también ha provocado la división entre los miembros del Consejo de Administración de Caixabank. El consejo de administración se reunirá este viernes de forma extraordinaria para estudiar el posible traslado de su sede social. En este caso se baraja la opción de Baleares. 

También el viernes el Consejo de Ministros aprobará un decreto que facilite a bancos y empresas la salida exprés de Cataluña. Se trata de una ley que libere a las entidades de tener que convocar a las juntas de accionistas para cambios de domicilio social y que baste una decisión del consejo de administración.

Pero más allá de las entidades catalanas, el desafío secesionista también preocupa al resto del sector. Banco Santander ha mostrado su inquietud y destaca la importancia de ofrecer tranquilidad. En una entrevista en Onda Cero, su consejero delegado en España y Popular, Rami Aboukhair, ha señalado que "Me preocupa la fractura social y las generaciones futuras. Cualquier inestabilidad no es buena para nadie. Si alguien tiene que invertir se decidirá por otro sitio donde las cosas estén más tranquilas".