La Gran Vía de Madrid se cerrará al tráfico privado de forma permanente desde Navidad

Los vehículos privados tendrán prohibido el acceso. Con la medida, el tráfico de vehículos será reducido en un 400%, a 10.000 vehículos cada día desde los 50.000 actuales.

Nacho Arribas 4 de octubre de 2017

Después del experimento piloto del año pasado, el Ayuntamiento de Madrid ha tomado la decisión de convertir la Gran Vía en semipeatonal de forma permanente a partir de las próximas navidades. 

El anuncio lo ha realizado José Manuel Calvo, concejal de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento que regenta Manuela Carmena. Al finalizar el año se reducirán los carriles, al igual que ocurriera durante las pasadas navidades, y ya con la entrada del nuevo año, comenzarán las obras para ampliar las aceras. Tras esa reforma, en el tramo comprendido entre la plaza de Cibeles y la de Callao, la calzada pasará de seis a cuatro carriles, dos de cada sentido: uno para el tráfico de vehículos autorizados y otro para el transporte público y las bicicletas.

Los vehículos privados tendrán prohibido el acceso. Con la medida, el tráfico de vehículos será reducido en un 400%, a 10.000 vehículos cada día desde los 50.000 actuales.

"Creo que los madrileños van reaccionar positivamente a la medida. En este momento se está tramitando el proyecto de ampliación de aceras durante el periodo de Navidad. Nuestra idea es empezar las obras de remodelación justo después, y mantener el funcionamiento en base a esa ampliación", ha señalado.