El Banco de España reconoce que existe riesgo económico ante las tensiones políticas en Cataluña

La Institución que dirige Luis María Linde mantiene sus previsiones pese a admitir que el desafío secesionista catalán puede dañar la confianza inversora.

Eva Villanueva 28 de septiembre de 2017

"Las tensiones políticas en Cataluña podrían afectar eventualmente a la confianza de los agentes y sus decisiones de gasto y condiciones de financiación". Con esta frase recogida en el boletín trimestral del Banco de España, el organismo ha reconocido por primera vez la existencia de un riesgo real ante el desafío secesionista, que podría afectar al crecimiento y al consumo. 


Eso sí, el director general de Economía y Estadística del BdE, Pablo Hernández de Cos, la previsión de crecimiento económico para este año no incorpora ningún efecto negativo relacionado con la cuestión catalana. 


La noticia llega en plena cuenta atrás para la consulta ilegal prevista para el 1 de octubre, y sólo dos días después de que el mayor banco de EEUU, JP Morgan, desaconsejara invertir en España y recomendara a sus clientes, que redujeran en su cartera los bonos españoles e incrementaran su exposición a deuda portuguesa. 


Más allá de Cataluña, el Banco de España mantiene sus previsiones para el período 2017-2019 y estima que el PIB crecerá un 3,1% este año, un 2,5% en 2018 y un 2,2% en 2019.