Pasan a disposición judicial los 6 detenidos que quedaban por la operación contra el 1-O

Los interrogatorios van a tener lugar en la Ciudad de la Justicia, en Barcelona, donde se han vuelto a congregar centenares de personas para pedir su libertad. El Gobierno acusa al president de provocar un clima de "acoso masivo", mientras Puigdemont insiste en que habrá referéndum el 1-O.

Eva Villanueva 22 de septiembre de 2017

Barcelona ha despertado este viernes tras una segunda noche de protestas y caceroladas en las calles, en la que unas 200 personas se concentraban acampadas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, para reclamar la puesta en libertad de los detenidos en la macrooperación judicial llevada a cabo el miércoles contra la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O.


El titular del Juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez, va a ser el encargado de interrogar a los 6 de los 14 detenidos que hasta esta mañana permanecían en las dependencias de la Guardia Civil. Entre ellos están el secretario general del Vicepresidencia de la Generalitat, Josep María Jové, y el secretario de Hacienda, Lluis Salvadó. 

Entre tanto, y mientras continúan los trabajos de las Fuerzas de Seguridad, el diario El Mundo ha publicado que  Agentes de los Mossos d'Esquadra estarían colaborando a escondidas con las Fuerzas de Seguridad del Estado para desmantelar la organización del 1 de octubre. 

En la arena política, y tan sólo horas después de que el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, asegurara tener un plan de contingencia para sacar adelante el referéndum y escribiera en twitter, los pasos a seguir; el jefe del Govern ha retuiteado un artículo que ha publicado en el diario Washington Pot, señalando que Cataluña votaría la independencia, le guste o no a España


En este marco de desafío, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría ha acusado a Puigdemont de alimentar un clima de acoso y ha aprovechado sus propios tuits para señalar que "en eso se ha quedado el referéndum, en un plan de contingencia". En declaraciones a los medios se ha preguntado "¿Hasta cuándo va a seguir abusando y tensionando al pueblo de Cataluña?" y le ha pedido que "deje ya de atropellar los derechos de su pueblo".  

Mientras, continúa la maquinaria del Estado trabajando para bloquear la consulta y, según publica El País, la Fiscalía investiga si el Govern ha financiado con préstamos de articulares y firmas afines la preparación de la consulta ilegal del 1 de octubre. Según los indicios recabados por el Ministerio Público, la Generalitat devolvería ese dinero en unos años, cuando no se encuentren bajo el punto de mira del ministro Montoro.