Puigdemont y Colau envían una carta al Rey y a Rajoy para pactar un referéndum para Cataluña

La alcaldesa de Barcelona pone fin así a la ambigüedad de los últimos días y se posiciona a favor de la consulta independentista. La misiva, firmada también por Junqueras y Forcadell, reclama un diálogo abierto y sin condiciones

Eva Villanueva 15 de septiembre de 2017

En plena cuenta atrás para la celebración de la consulta secesionista de Cataluña, el Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el Vicepresidente, Oriol Junqueras; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, han denunciado en una misiva que publica este viernes Financial Times y que avanzaba Rac 1, que el conflicto entre el Estado y la sociedad catalana viene de lejos y a estas alturas sufren una "represión sin precedentes del Gobierno". 

 
En la carta enviada al presidente Mariano Rajoy, con copia al Jefe del Estado, S. M. el Rey Felipe VI, los 4 políticos catalanes presumen de mantener una disposición abierta al diálogo, en contraste -dicen-, con el "no" constante que aseguran recibir del Gobierno en forma de respuesta. 

 
Pero sus críticas no se quedan aquí, y denuncian que en estos momentos el Estado ha emprendido una ofensiva sin precedentes "en la que contempla desde la limitación al derecho fundamental a la libertad de expresión, impidiendo actos públicos y amenazando medios de comunicación, hasta la detención del 75% de los acaldes de Cataluña por haberse mostrado dispuestos a participar en el referéndum".


Finalmente, los firmantes despiden su carta subrayando que "su disposición al diálogo ha sido, es y será permanente", dejando fuera, que, pese a esta oferta de mano tendida mantienen todos los preparativos e intenciones para celebrar la consulta ilegal del primero de octubre.


El envío de la carta se ha conocido sólo horas después de que este jueves, Puigdemont y Colau pactaran y encontraran la fórmula para votar en la consulta secesionista. La edil de Barcelona ha afirmado que será compatible con el informe municipal y la posición del PSC, que rechazan la posibilidad de ceder colegios electorales.