La angustiosa prueba de 'El Hormiguero' que casi acaba en tragedia

Rubén, el surfero de la Costa da Morte, durante su paso por el programa se ha enfrentado a todo tipo de retos, desde lanzarse a una cama elástica con 200 cepos de rata o ser disparado por un cañón, contra una diana de velcro, pero ninguno tan peligroso como al que se enfrentó ayer por la noche, y del que casi no sale vivo.

Alfonso Mata 14 de septiembre de 2017

La tragedia sobrevoló anoche el plató de 'El Hormiguero', popular espacio de Antena 3, conducido por Pablo Motos.

Rubén, el surfero de la Costa da Morte, durante su paso por el programa se ha enfrentado a todo tipo de retos, desde lanzarse a una cama elástica con 200 cepos de rata o ser disparado por un cañón, contra una diana de velcro, pero ninguno tan peligroso como al que se enfrentó ayer por la noche, y del que casi no sale vivo.

El joven ha estrenado una nueva sección en el espacio de Atresmedia, y ayer nos enseñó a cómo sobrevivir si quedamos atrapados en un coche que cae al agua, y la demostración por poco acaba mal.

Bajo la atenta mirada de Pablo Alborán, invitado de lujo, Rubén se sumerge en un tanque de agua con su vehículo.

En cuanto el coche se hunde, las puertas del mismo no pueden abrirse debido a la presión que el agua ejerce sobre éstas. Debe esperar a que el interior del vehículo se llene de líquido para compensar la presión y así poder abrirlas.

Comienza la tensión.

El nivel de agua sube en el interior del automóvil hasta que Rubén queda totalmente anegado. Es el momento de abrir las puertas pero algo se lo impide.

La tensión aumenta en el plató y en el interior del vehículo. Motos intenta rebajarla avisando al público de que hay dos buzos controlando la prueba  por si algo sale mal.

Rubén intenta de nuevo abrir las puertas pero es imposible; cada vez queda menos oxígeno. 

Cuando no puede más, el gallego hace un gesto para que la prueba se pare y le saquen del coche.

"Paren. Fuera, fuera, sacadle" gritó Motos visiblemente preocupado.

Finalmente, Rubén, en otro intento, logró abrir la puerta y despertó los aplausos del público.

"Nos has matado del miedo", dijo Alborán, una vez más tranquilo.