'Irma' se convierte en tormenta tropical a su paso por el sureste de EEUU

El ciclón se dirige hacia el estado de Georgia (EEUU), habiendo dejado tras de sí un balance trágico, con más de una treintena de muertos en el Caribe y EEUU. En Cuba, los aeropuertos esperan recuperar la normalidad este martes.

Eva Villanueva 12 de septiembre de 2017

El huracán 'Irma', que se había convertido en el peor del Atlántico en un siglo, ha reducido su fuerza hasta convertirse en una depresión tropical, con vientos de tan sólo 55 kilómetros por hora, frente a los 295 km/h que ha llegado a registrar en las últimas horas. Según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU, pronto llegará a Alabama y Tennessee.a. 

Detrás deja un balance catastrófico, sólo en EEUU, 'Irma' se ha cobrado la vida de 10 personas: 6 en Florida, 3 en Georgia y una en Carolina del Sur. Los innumerables daños están aún por cuantificar. 

En Florida, las inundaciones siguen en el norte y según los principales proveedores de energía, cerca de 7 millones de clientes sufren aún la falta de suministro. También, Los Cayos, al sur del estado, se encuentran en una situación delicada y han sido declarados como una de las áreas más afectadas. 


En Miami, se trabaja sin descanso para restablecer los sistemas básicos de energía y comunicaciones y se espera que hoy mismo se puedan retomar algunos vuelos en el aeropuerto de la ciudad. Este lunes, sólo empezó a operar el de West Palm Beach.

En este marco, las autoridades ya empiezan a hablar de lo que costará superar la devastación de 'Irma'. En declaraciones a la BBC, el congresista por Florida, Debbie Wassserman Schultz, ha señalado que requerirá el programa de ayuda más caro en la historia de EEUU.

En Cuba, donde 'Irma' golpeó con categoría 5, tratan de recuperar la normalidad, y se espera que a lo largo de este martes queden restablecidas las operaciones en los aeropuertos internacionales en La Habana y Varadero. Más de 15.000 turistas extranjeros, entre ellos 3.000 españoles, están a la espera de tomar sus vuelos de regreso.

En cuanto a las labores de limpieza y reconstrucción que quedan por delante, el presidente cubano, Raúl Castro, ha asegurado que "La Revolución no dejará a nadie desamparado".