El Huracán 'Irma' baja a categoría 4 en su avance hacia Florida pero con vientos de 260 km/h

Al menos 20 personas han muerto por el devastador huracán en las islas del Caribe y ahora se encuentra a 840 kilómetros de Miami (EEUU), donde se espera su llegada para el domingo. Junto a Irma, crece la preocupación por dos ciclones más, José y Katia.

Eva Villanueva 8 de septiembre de 2017

El Centro Nacional de Huracanes de EEUU ha rebajado a categoría 4 al huracán "Irma", pero asegura que continúa fuerte, con vientos sostenidos de 260 kilómetros por hora.

Según los expertos, la trayectoria muestra su avance por las islas Turcas y Caicos, hacia el sureste de las Bahamas, para continuar por el norte de la costa cubana este sábado y después, todo apunta a que el ojo de destrucción de "Irma" alcanzará Florida hacia última hora del domingo. 


El Gobernador de Florida, Rick Scott, ha urgido a abandonar las zonas de evacuación y ha subrayado que "Irma" es peor que "Andrew" en 1992 y que tiene el potencial de devastar el estado.


Las autoridades ordenaron las primeras evacuaciones en Miami el miércoles. No en vano, las medidas de emergencia son extremas, dado que la región se encuentra al ras de mar y ha ordenado. Según ha publicado el diario  Miami Herald, en el peor de los escenarios las inundaciones podrían alcanzar hasta los 3 metros de altura sobre el nivel del suelo. 

Pero la amenaza de "Irma" también alcanza al estado sureño de Georgia, que en las últimas horas ha decretado el despliegue de 5.000 efectivos de la guardia Nacional y la evacuación de Savannah y otras zonas costeras. 

En Cuba, mientras tanto, se ha decretado el estado de alarma en toda la mitad oriental de la isla, y unas 700.000 personas ya han sido evacuadas de sus hogares. Está previsto que esta noche vientos de entre 60 y 120 km/h azoten la zona.

De momento, los efectos del ciclón, que ha sido calificado como el peor del Atlántico en un siglo, se ha cobrado la vida de 14 personas en las Antillas Menores y Puerto Rico y los daños materiales aún son imposibles de cifrar.