Rajoy y Sánchez prometen dar una respuesta conjunta al desafío catalán

Es la reacción del presidente del Gobierno y del líder del PSOE, después de que Junt Pel Sí y la CUP hayan presentado la Ley de Transitoriedad Nacional en el Parlament. Un texto que se convertirá en Constitución si vence el sí en la consulta ilegal del próximo 1 de octubre. 

Eva Villanueva 28 de agosto de 2017

El secreto mejor guardado de los independentistas, la Ley de Ruptura, ha hecho su puesta de largo, en una rueda de prensa en la cámara catalana.
Poco después de mediodía, Lluis Corominas, diputados de Junts Pel Sí, era el encargado de presentarla con su nombre oficial "Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República", que encierra el nuevo marco legal que se implantaría en Cataluña, en caso de que triunfe el sí, a la independencia.


En su comparecencia, Corominas ha señalado que en los próximo días detallarán cuándo se votarán las dos leyes, tanto la del referéndum como la de transitoriedad jurídica, en el Parlament y ha puesto el acento en que se reservan cualquier procedimiento que pueda "garantizar" que se votará el 1 de octubre. 


Durante la presentación de este texto, Benet Salellas, diputado de la CUP ha señalado que todos los catalanes están llamados a votar, porque en eso, ha dicho, consiste un referéndum: "Las personas que no quieran que nazca esta república catalana también están interpeladas en esta ley de transitoriedad jurídica para que vayan a votar 'no' en el referéndum. Nosotros lo entendemos como una garantía de que lo que haremos el 1 de octubre será un referéndum y no cualquier otra cosa".

Minutos después, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversaban  por teléfono y acordaban "en la medida de lo posible, instrumentalizar una respuesta conjunta ante el desafío catalán", tal y como ha asegurado el portavoz de la Ejecutiva socialista Óscar Puente.