La juez avisó de que las bombonas de Alcanar podían estar preparadas para un atentado

La juez sospechó de la posibilidad de un atentado yihadista cuando vio que allí habían acumulado decenas de bombonas de butano, pero los Mossos d´Esquadra la desmintieron: "Señoría, no exagere", le contestaron.

Que.es 24 de agosto de 2017

Sonia Nuez Rivera, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Amposta, señaló durante la inspección ocular tras la explosión en la casa de Alcanar que las bombonas "podían estar preparadas para un atentado". Así lo ha confirmado ABC.

La juez sospechó de la posibilidad de un atentado yihadista cuando vio que allí habían acumulado decenas de bombonas de butano, pero los Mossos d´Esquadra la desmintieron: "Señoría, no exagere", le contestaron.

La titular del Juzgado de Instrucción número dos de la localidad tarraconense trasladó esta información a sus superiores después de la comisión de los atentados.

Los fueron analizados en una reunión a la que asistieron varios magistrados destinados en Cataluña, tal y como aseveran al diario fuentes jurídicas.
Al parecer, la juez se encuentra "psicológicamente muy afectada".

La explosión se produjo a las 23:17 horas del pasado miércoles y los Mossos creyeron que el motivo había sido una fuga de gas, un accidente.

Primeramente se sospechó que allí podría haber un laboratorio de drogas, algo que a la juez "no le cuadraba" por el tipo de materiales hallados en el lugar.

Cuando comenzaron las tareas de desescombro se produjo una segunda explosión, mucho más potente, que dejó un balance de seis agentes de los Mossos y dos bomberos heridos.

Fernando Andreu, juez de la Audiencia Nacional, indicó en el auto de prisión de los detenidos que la explosión produjo un "hongo" de humo que fue "visible a varios kilómetros".

En la primera explosión fallecieron al menos dos terroristas, Youssef Aalla y el líder de la célula, el imán Abdelbaki es Satty, y resultó herido un tercero, Mohamed Houli, que se salvó porque se encontraba en el porche de la vivienda.

Los documentos intervenidos demuestran que la célula de Ripoll acumuló en la casa de Alcanar 500 litros de acetona, además de agua oxigenada y bicarbonato, ingredientes necesarios para preparar el explosivo usado por los yihadistas y denominado 'la madre de Satán'; gran cantidad de clavos, para ser utilizados como metralla, y pulsadores para iniciar la explosión.

Además, tenían fundas de almohadas y bridas que se iban a usar para amarrar el material explosivo, que pretendían cargar en las tres furgonetas alquiladas.

La explosión truncó sus planes y derivó en los atropellos de las Ramblas de Barcelona y Cambrils (Tarragona).

La actuación de los Mossos d´Esquadra en Alcanar ha provocado grandes críticas por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, principalmente la Guardia Civil. Agentes del Instituto Armado se personaron en la casa de Alcanar nada más tener constancia de la explosión y ofrecieron los servicios de los Tedax, los especialistas en artefactos explosivos.

El cuerpo policial autonómico rechazó la ayuda y prefirió, en virtud de sus competencias sobre la seguridad en Cataluña, encargarse ellos de investigar la detonación.

Tal y como informábamos ayer, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP), organizaciones mayoritarias en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, emitieron un comunicado conjunto para denunciar "la exclusión y aislamiento sufrido por ambos cuerpos durante la investigación y la gestión del atentado".