Según el juez, la célula desarticulada en Barcelona preparaba un "atentado de gran envergadura"

Mohamed Houli ratificó que el plan de la célula era atentar contra monumentos de Barcelona o templos religiosos, si bien no llegó a especificar ninguno. También, apuntó que el imán de Ripoll pretendía realizar un atentado suicida.

Que.es 23 de agosto de 2017

Fernando Andreu, magistrado de la Audiencia Nacional,  ha ordenado este martes el ingreso en prisión provisional comunicada e incondicional para dos de los presuntos yihadistas que atentaron en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Mohamed Houli, de 26 años, y Driss Oukabir, de 27, la persona que en un inicio se pensó que era el autor del atropello masivo.

Mohammed Aalla, el propietario del Audi A3 con el que la célula trató de atentar en Cambrils, quedó en libertad provisional con la obligación de comparecer ante la Audiencia cada semana.

Asimismo, se acordó prolongar la detención de Salh el Karib, propietario del locutorio que prestaría apoyo logístico a la célula.

El magistrado relata que el 17 de agosto "se compraron cuatro cuchillos y un hacha en un comercio de la población de Cambrils". Así lo revelan los justificantes de compra hallados en una masía abandonada en la localidad tarraconense de Riudecanyes, que sería utilizada por la célula terrorista junto con el chalet de Alcanar, y que sería la segunda base logística del grupo, tal y como se asegura desde páginas de ABC.

Fernando Andreu establece que allí también aparecieron tickets correspondientes a la adquisición de, al menos, 500 litros de acetona, "así como el material necesario para la confección de artefactos explosivos".

"De todos estos datos se desprenden indicios racionales de que el grupo investigado, en los días y horas previas a la explosión de la vivienda de Alcanar, compraron todo el material necesario para la confección de los artefactos explosivos y que, durante su manipulación, a última hora del día 16 de agosto, se produjo la explosión»" asegura Andreu, que también dispone que los terroristas "dejaron patente que estaban planeando cometer una acción terrorista de gran envergadura".

Mohamed Houli ratificó que el plan de la célula era atentar contra monumentos de Barcelona o templos religiosos, si bien no llegó a especificar ninguno. También, apuntó que el imán de Ripoll pretendía realizar un atentado suicida.

En cuanto a Mohamed Houli, dice el magistrado que en el interior de la furgoneta que causó el atropello masivo de las Ramblas se encontró su pasaporte, y que Driss Oukabir alquiló el furgón con el que la célula intentó arrollar a la multitud en Cambrils.

Según Andreu, de ser ciertos estos hechos, Mohamed Houli y Driss Oukabir serían autores de los delitos de integración en organización terrorista, asesinatos, lesiones de carácter terrorista, depósito de explosivos y estragos terroristas. Por esta razón, ordena el ingreso en prisión provisional en el madrileño centro penitenciario de Alcalá Meco en cuanto al primero, y en el Soto del Real respecto del segundo.