Un detenido en Marruecos en relación a los atentados de Barcelona y Cambrils

Los investigados son los padres de uno de los terroristas, una persona de que, por el momento se desconoce su identidad, y Nourine Oukabir, primo de Moussa y de Driss,  que habría sido detenido por exaltación del terrorismo en relación con los hechos ocurridos el jueves.

Que.es 22 de agosto de 2017

La Policía marroquí ha detenido a una persona y está investigando a otras tres relacionadas con los atentados de Barcelona y Cambrils.

Los investigados son los padres de uno de los terroristas, una persona de que, por el momento se desconoce su identidad, y Nourine Oukabir, primo de Moussa y de Driss,  que habría sido detenido por exaltación del terrorismo en relación con los hechos ocurridos el jueves.

Según La Vanguardia, Nouirine mantenía reuniones con los integrantes de la célula terrorista en un bar de la localidad, donde testigos aseguran mantenían largas conversaciones.

Con esta nueva investigación se trata de esclarecer una de las incógnitas del caso: cuanto tiempo tardaron los chicos en radicalizarse.

Los testimonios recogidos por los Mossos de las dos mezquitas donde trabajó el imán son, según los investigadores, contradictorios.

Por una parte, en el oratorio El Fath, aseguran que el imán se marchó por "motivos laborales" y que los chicos se fueron con él al otro oratorio, Annour.

Un testimonio recogido por los Mossos apunta que el imán dejó la mezquita porque "sólo quería hacer clases de árabe a jóvenes".

Por otro lado, Los responsables de esta mezquita Annour, que fue registrada ayer por los Mossos y que el clérigo abandonó en junio, insisten a los investigadores que los chicos eran "poco feligreses" e iban "muy poco" o "casi nunca" a rezar.

Pero sobre todo, durante los últimos dos meses apenas aparecían por el lugar. "No iban ni a ver el futbol al bar que vamos siempre, se habían desplazado como grupo", han asegurado a los Mossos fuentes del entorno.

La familia poco a poco cambia la versión, sobre todo, los más jóvenes, que apuntan que el imam tenía "buena relación" con los ahora terroristas y que se reunían a menudo en su vehículo o en uno de los dos pisos registrados esta madrugada desde hacía "meses".

La policia espera con la investigación acabar de encontrar las piezas para completar cómo y cuanto tardaron en radicalizarse unos chicos que "estaban absolutamente integrados".