El cerebro del atentado de Barcelona tenía una orden de expulsión que nunca se ejecutó

El presunto captador e instructor de los jóvenes que llevaron a cabo el atentado de Barcelona y de Cambrils tenía una orden de expulsión del país que nunca llegó a ejecutarse.

Qué.es 22 de agosto de 2017

El presunto cerebro de los atentados de Barcelona y Cambrils, Abdelbaki es Satty, tenía una orden de expulsión de España que tendría que cumplir a su salida de prisión, en abril de 2014.

Sin embargo, como informa El Mundo, el imam de Ripoll no llegó nunca a salir del país, ya que recurrió la orden de expulsión alegando la protección de derechos internacionales. La Delegación del Gobierno denegó el recurso de Es Satty, pero el juez le dio amparo y le permitió seguir en España.

El imam de Ripoll había sido condenado a cuatro años de prisión por tráfico de drogas y, como consecuencia, fue dictada la orden de expulsión del país por la Delegación del Gobierno.

Así, el cerebro de la operación tendría que haber abandonado el país nada más salir de la cárcel de Castellón el 29 de abril de 2014.

Pero su representación legal actuó por dos vías ante esta orden: por un lado, presentaron un recurso ante la Delegación del Gobierno para la protección de los derechos internacionales, pero obtuvieron una negativa. 

Por otro lado, acudieron a la Justicia contencioso-administrativa, donde el recurso fue admitido y eso le valió a Es Satty para quedarse en el país legalmente.

Además, para afianzar su condición de residente legal en España, los abogados de Es Satty llevaron a cabo una gestión más: solicitaron el asilo de su representado en España, con fecha de 29 de noviembre de 2014.