La célula yihadista preparó durante seis meses los atentados de Barcelona

Josep Lluís Trapero, Mayor de los Mossos d'Esquadra, confirmó ayer que durante ese tiempo la policía de la Generalitat no abrió ninguna investigación ni recibieron ningún aviso que alertara sobre movimientos en la casa.

Que.es 21 de agosto de 2017

Los Miembros de la célula yihadista que el jueves pasado atentó en Barcelona y Cambrils (Tarragona) planearon los ataques durante seis meses mientras se reunían en la casa de Alcanar (Tarragona).

Josep Lluís Trapero, Mayor de los Mossos d'Esquadra, confirmó ayer que durante ese tiempo la policía de la Generalitat no abrió ninguna investigación ni recibieron ningún aviso que alertara sobre movimientos en la casa.

Una de las razones por las que nunca se indagó en torno a los hombres que acudían a la urbanización Montecarlo es la ausencia total de antecedentes de radicalización o lazos conocidos con el Estado Islámico (IS).

Tampoco le constan antecedentes al imam de Ripoll (Gerona), Abdelbaki Es Satty, a quien los investigadores identifican como posible reclutador, adoctrinador y líder ideológico del grupo.

En Alcanar los terroristas acumularon grandes cantidades de gas butano y propano, hasta superar el centenar, tal y como aseguran desde El Mundo

 Bombonas que robaban en gasolineras, y en casas particulares.

Entre los escombros de la casa también se han localizado sustancias para fabricar explosivos; acetileno y componentes para obtener de forma casera TATP, un explosivo, barato, de fabricación sencilla y habitual en los atentados del IS como el del aeropuerto y el metro de Bruselas en 2016. Su fragilidad es su mayor riesgo.

Consecuencia de esa fragilidad fue la explosión que se produjo en la vivienda el miércoles por la noche.

El imam de Ripoll sigue en la lista de desaparecidos, mientras continúan los trabajos para determinar si, como se sospecha, son suyos algunos de los restos biológicos de, al menos, dos personas encontradas en la casa volatilizada en Alcanar.