Málaga: Máxima tensión en el sector del taxi

El aeropuerto de Málaga, donde se concentran mas de 1.400 vehículos con licencia de taxi, se ha convertido en el epicentro del conflicto. El pasado lunes, Eduardo Martín, presidente de Unauto, asociación mayoritaria del sector de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), como Uber y Cabify, fue agredido en la citada terminal, antes de grabar una entrevista para la televisión.

Que.es 16 de agosto de 2017

La huelga iniciada por el sector del taxi en la Costa del Sol está dejando un reguero de violencia y agresiones.

El aeropuerto de Málaga, donde se concentran mas de 1.400 vehículos con licencia de taxi, se ha convertido en el epicentro del conflicto.

El pasado lunes, Eduardo Martín, presidente de Unauto, asociación mayoritaria del sector de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), como Uber y Cabify, fue agredido en la citada terminal, antes de grabar una entrevista para la televisión.

Cuando Martín llegó al aeropuerto y salió de un vehículo VTC, un grupo de taxistas se abalanzó sobre él y, tras de amenazar al equipo de televisión al que Martín iba a hacer las declaraciones, le propinaron puñetazos y patadas, tal y aseguran desde ABC.

Tras la agresión, Martín tuvo que acudir a urgencias, mientras los taxistas le acechan hasta el mismo centro. "Siempre hemos defendido que los incidentes violentos eran obra de un grupo minoritario del sector del taxi. Tras ver la extensión de los ataques y las agresiones por toda España, lamentamos decir que ya no es así", explicó Martín.

"La situación es totalmente insostenible y esperamos que sea el propio taxi el que se encargue de expulsar a su facción más radical, que lamentablemente está ganando cada vez más adeptos", continó con sus declaraciones.

En el aeropuerto, los conductores de VTC, aseguran estar amenazados por los taxistas.

"A mí me han pinchado las ruedas y dado un puñetazo", espeta un conductor de VTC en la terminal de llegadas.

La empresa ha denunciado tres agresiones a sus conductores desde la noche del sábado y destrozos en, al menos, 15 vehículos.

"Se han pinchado ruedas y golpeado los coches de algunos compañeros", subraya otro conductor, que no quiere identificarse por miedo a los taxistas, que en el primer día ya dieron una paliza a un "pirata" en la zona de recogida del aeropuerto.