Corea del Norte amenaza con lanzar cuatro misiles a la isla de Guam

En una semana de máxima tensión entre los Estados Unidos y Corea del Norte, el régimen norcoreano ha confirmado hoy que planea lanzar cuatro misiles a la isla estadounidense de Guam (Océano Pacífico).

Que.es 10 de agosto de 2017

En una semana de máxima tensión entre los Estados Unidos y Corea del Norte, el régimen norcoreano ha confirmado hoy que planea lanzar cuatro misiles a la isla estadounidense de Guam (Océano Pacífico).

Como anunciábamos ayer, Washington había advertido a Corea del Norte que arriesgaba su "destrucción" si continuaba con su programa armamentístico, tras un alarde de fuerza del presidente Donald Trump.

Un día después de prometer "fuego e ira" a Pyongyang "como el mundo nunca ha visto", Trump celebró en Twitter haber modernizado el arsenal nuclear de Estados Unidos, que "ahora es mucho más fuerte y más poderoso que nunca", escribió.

"Espero que nunca tengamos que usar este poder", agregó tras su advertencia sin precedentes al régimen de Kim Jong-un, que ha amenazado con atacar con misiles nucleares territorio estadounidense.

Lejos de templar los ánimos, el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, instó por su parte a Corea del Norte a "renunciar" al desarrollo de armas nucleares y, como asegura en desde páginas de El Nuevo Diario, dejar de fomentar acciones que llevarían "al fin de su régimen y a la destrucción de su pueblo".

En línea con los tuits de Trump, el jefe del Pentágono minimizó el poderío militar de Pyongyang, aseverando que "perdería cualquier carrera armamentística o conflicto que iniciara" con Estados Unidos.

En la noche del miércoles (madrugada del jueves en Corea del Norte) Pyongyang reaccionó diciendo que Trump no era un hombre razonable.

"Un diálogo sensato es imposible con un tipo que carece de raciocinio y con él sólo funciona la fuerza absoluta", indicó el servicio oficial de noticias KCNA citando al general Kim Rak Gyom, del ejército de Corea del Norte.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha manifestado su preocupación, y exigió, a través de su portavoz, reducir las tensiones y apelar a la diplomacia.

A instancias de Washington, la Organización de las Naciones Unidas endureció días atrás las sanciones a Pyongyang por su programa nuclear, que podrían costarle al régimen norcoreano 1.000 millones de dólares anuales.

Trump descarta una "amenaza inminente" para el estratégico enclave militar de Guam, donde tiene desplegados unos 6.000 soldados, u otros objetivos estadounidenses, confiada en que la presión diplomática prevalezca.

"Creo que los estadounidenses deben dormir bien, sin tener ninguna preocupación sobre esta particular retórica de los últimos días", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, tras justificar el "mensaje fuerte" del presidente Trump "en un lenguaje que Kim Jong-un pueda comprender".

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders dijo que el Consejo de Seguridad Nacional y otros funcionarios sabían que "el presidente iba a responder (...) con un mensaje fuerte en términos inequívocos".

La remota y paradisíaca isla de Guam, de apenas 550 km2 y donde viven 162.000 personas, en su mayoría dedicados al turismo, permanecía el miércoles en calma frente a la amenaza norcoreana. 

 El gobernador Eddie Calvo minimizó las amenazas de Pyongyang, pero señaló que el territorio está "preparado para cualquier eventualidad".