¿Cómo proteger mis datos y qué hacer si me roban el móvil este verano?

Da igual si lo has perdido o te lo han robado. Regresar de vacaciones sin portátil o dispositivo móvil convertirá seguro la vuelta al trabajo en una auténtica pesadilla, especialmente si esos equipos almacenaban, como es tan habitual, información comprometida o profesional. Atento a las siguientes recomendaciones.

Nacho Arribas 27 de julio de 2017

Antes de salir de vacaciones

Contraseñas en todos tus dispositivos: Es la recomendación más básica y de obligado cumplimiento para cualquier dispositivo. Una simple contraseña impedirá el acceso de terceros al contenido almacenado en el equipo extraviado o robado. Usa contraseñas fuertes, que combinen caracteres alfanuméricos y mayúsculas y minúsculas.

Cifra la información de tu portátil: Seas consciente o no, es el bien más valioso, mucho más que los dispositivos. Si la información va cifrada evitarás que alguien pueda sacar beneficio extra de tus datos personales: chantajeándote, si el contenido es comprometido; suplantando tu identidad; o, incluso, intentando estafar a familiares o amigos. 

Smartphones y tableta con protección antirrobo: Existen apps de seguridad, como G DATA Mobile Internet Security, que permiten localizar, bloquear y/o borrar la información almacenada en dispositivos móviles perdidos o robados. 

Copias de seguridad: Lo más seguro es dejar la información más crítica en casa, pero si viaja con ella en vacaciones, asegúrese de haber hecho la pertinente copia de seguridad, en un soporte externo o en alguno de los servicios que se ofrecen en la nube. También es la mejor solución para minimizar los efectos del ransomware.

Anota el número de serie del portátil y el código de identificación del dispositivo móvil (IMEI): En los primeros, suele aparecer en una pegatina debajo del equipo. El código IMEI lo conseguimos fácilmente marcando la combinación *#06#.

 
Qué hacer en caso de pérdida o robo

Pon en marcha los mecanismos antirrobo de tu app de seguridad: Algunas aplicaciones hacen sonar una alarma en el dispositivo perdido (o robado) que facilita su detección cuando sabemos la zona donde lo perdimos. Si esto no funciona, podemos geo-localizarlo y, en última instancia, borrar en remoto el contenido almacenado. 

Cambia todas contraseñas: Puede ser una tarea ingrata, pero es necesario cambiar las claves de acceso a correos electrónicos, banca online, redes sociales (Facebook, Twitter, etc.), tiendas online, juegos y cualquier servicio donde nos hayamos registrado. 

Contacta con tu operadora móvil y notifica el robo del dispositivo: Bloqueará la tarjeta SIM y, gracias al código IMEI, el acceso de nuestro terminal a su propia red.

■ Ponga una denuncia en comisaría: Será necesario hacer constar el número de serie e IMEI de cada equipo. Es la manera más rápida de, en caso de que tarde o temprano detengan al ladrón con su botín, podamos recuperar los objetos perdidos.