Rajoy testifica en el juicio de la Gürtel: "Mi responsabilidad es política, no económica"

El presidente del Gobierno rechaza que recibiera sobresueldos y donativos opacos

Nacho Arribas 26 de julio de 2017

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha declarado durante dos horas, ante el Tribunal que investiga el caso Gürtel entre los años 1999 y 2005. El líder del PP ha asegurado que durante esos años él tuvo un papel político, pero no un conocimiento exacto de las finanzas del partido. "Jamás me he ocupado de asuntos económicos en el partido", ha asegurado.

En su declaración como testigo, la primera de un presidente del Gobierno en la democracia, Rajoy ha calificado de "absolutamente falso" la existencia de sobres con sobresueldos en el PP. También ha negado que recibiera donativos en efectivo de empresarios. 

"Son absolutamente falsos: cobrábamos un sueldo de diputado y bastantes personas tenían un complemento que abonaba el partido y que se declaraba a Hacienda; cuando dejamos el Gobierno dejamos de cobrarlo porque no se podía hacer", ha reconocido.

El abogado de ADADE, en representación de la acusación popular, ha solicitado un careo entre Rajoy y el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, después de que el ex tesorero declarara que sí entregó sobres a Rajoy, algo que el presidente del Ejecutivo ha negado. Sin embargo el tribunal ha rechazado el careo porque "eso sí es entrar de lleno en los papeles de Bárcenas y hemos dicho que hay que acotar". 

Rajoy reconoce que Bárcenas le pidió que le dejara el coche del partido y una sala para guardar sus cosas. "Nos pareció razonable", dijo el presidente.

Sobre las empresas de Francisco Correa, líder de la trama corrupta, Rajoy ha asegurado que en 2004 dio la orden al entonces tesorero Álvaro Lapuerta de cortar las relaciones con sus empresas. "El tesorero me dijo que había unos proveedores del partido que usaban indebidamente el nombre del PP en Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, y le pregunté si había algo que no se ajustara a derecho. Me dijo que no tenía pruebas, pero que no le gustaba, y le dije qué me proponía y me propuso dejar de trabajar con ellos, y le dije que sí, que lo dejara", ha asegurado.

Rajoy, que ha entrado a la Audiencia Nacional por el garaje evitando las fotografías, también se ha referido a los polémicos SMS entre Rajoy y Bárcenas en los que se leía: "Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo".

El presidente los ha reconocido, pero ha asegurado que tras ellos no hizo nada en favor del ex tesorero del PP. "Y es todo. Podría haber utilizado esa frase o cualquier otra. No tiene ningún significado. Hacemos lo que podemos significa exactamente lo que significa, hacemos lo que podemos", ha añadido.