Así serán las nuevas hipotecas en España: Pros y contras de la nueva ley

La nueva Ley Hipotecaria se aprobará previsiblemente en la segunda mitad del año, y el Gobierno confía en que este texto arroje mayor transparencia en la concesión de hipotecas y endurezca las condiciones para su ejecución, en caso de impago.

Qué.es 25 de julio de 2017

El Gobierno ha consensuado un borrador con PSOE y Ciudadanos, del anteproyecto de Ley reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario, que pasa ahora a manos del Consejo de Estado. Un documento, que según fuentes del Ministerio, pretende proteger al consumidor. De ahí que se obligue a ofrecer mayor información y más clara, y facilitar/abaratar un cambio en las condiciones del préstamo o amortización.


Cambios en las condiciones


La normativa de la futura ley hipotecaria prohíbe que la entidad bancaria ligue la concesión de una hipoteca a la contratación de otro productos, aunque sí le da margen para reducir el tipo de interés aplicado, en función de lo que se contrate. Además, obliga a los bancos a ofrecer una ficha con todos los datos básicos del préstamo. 


El texto también pretende facilitar y abaratar el cambio de hipoteca variable al tipo fijo -que se pretende impulsar-. Así el Banco sólo podrá ser compensado por el cambio de condiciones en los 3 primeros años de vida de la hipoteca y gastos notariales. 

 
También se incorpora con retraso una directiva europea, a partir de la cual, se ofrecerá a los consumidores que tenga hipotecas en otra divisa, como es el caso de yenes o francos suizos, que podrán cambiarla a la moneda del país en el que reside o en la que obtiene sus ingresos.
Ejecución por impago


Una vez que se apruebe y entre en vigor el nuevo texto, los bancos no podrán iniciar el proceso de desahucio ante el impago de 3 cuotas. Es más, el escenario cambia a partir de la división del crédito en dos períodos. En dicho marco, las entidades tendrán que esperar a que el consumidor deje de pagar el 2% del total de préstamos en la primera parte, y del 4% en la segunda parte, antes de iniciar el embargo y ejecución. 


Dos visitas al Notario

En pro de la transparencia, el titular de la hipoteca tendrá que ir en dos ocasiones a la Notaría. En la primera visita -gratuita-, se le debe informar de todas las cláusulas que contempla el documento; y en la segunda, se procederá a la firma para la autorización de la hipoteca.
Eso sí, el texto, de momento no arroja luz sobre quiénes serán los que tengan que afrontar los gastos notariales y el registro del crédito, si los bancos o consumidores.


No todo son bondades...

Adicae, la asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España adiverte de que si se aprueba este texto, sólo se protegerá a la banca que  podrá "reconducir" todas las hipotecas posibles a tipos fijos "mediante engaños como los tipos mixtos", que mantienen el tipo fijo durante un tiempo y el resto del plazo estará "al albur" de elevados diferenciales que arbitran los bancos.