El encendido del pebetero, mejor momento de los Juegos de Barcelona 92

Su flecha hizo una parábola de 65 metros y pasó por encima de las gradas del estadio olímpico. 

Nacho Arribas 25 de julio de 2017


En medio de los actos de recuerdo de los 25 años de las Olimpiadas de 1992, el 'Institut Barcelona Esports' ha elaborado una encuesta en la que los usuarios de Twitter han elegido el mejor momento de los Juegos. 

De todo lo que aconteció entre los días 3 y 14 de septiembre, la mayoría se ha decantado por algo que ocurrió en la jornada inaugural: El encendido del pebetero. 

El encargado de hacerlo fue Antonio Rebollo, el arquero paralímpico que ganó dos platas en Los Ángeles'84 y Barcelona'92, además de un bronce en Seúl'88.

Rebollo, que recibió el fuego de la antorcha que portaba Epi, fue quien lanzó la flecha que finalmente encendió el pebetero. 

Sin embargo para disfrutar de ese privilegio, primero tuvo que pasar un casting entre más de 200 arqueros, tal y como relata al diario El Mundo. 

Su flecha hizo una parábola de 65 metros y pasó por encima de las gradas del estadio olímpico.