El pederasta de Ciudad Lineal se niega a declarar por el abuso sexual a cuatro menores

Antonio Ortiz, conocido como el pederasta de Ciudad Lineal, se ha negado a declarar en la Audiencia Provincial de Madrid. A Ortiz se le acusa de tres delitos de agresión sexual, uno de violación, cuatro de detención ilegal y uno de lesiones, por lo que piden para él una condena de 126 años de prisión. 

Que.es 18 de octubre de 2016

Antonio Ortiz, acusado de agredir sexualmente a cuatro niñas entre 2013 y 2014 se ha negado a declarar en la Audiencia Provincial de Madrid. "No voy a contestar a ninguna pregunta", ha señalado el procesado, conocido como el pederasta de Ciudad Lineal, quien se enfrenta a una condena de 126 años de prisión.

Ataviado con un chándal gris, Ortiz ha acudido a la primera sesión del juicio tras haber pasado dos años en prisión preventiva. Según su letrado, el acusado, quien mantiene su inocencia, está "muy cabreado" porque considera que ya "está juzgado" a pesar de que no se ha celebrado aún el juicio contra él como autor de cuatro agresiones sexuales.

El Ministerio Público lo acusa de tres delitos de agresión sexual, uno de violación, cuatro de detención ilegal y uno de lesiones y por ello pide que se le condene a 77 años de cárcel. Solicita también 40 años de libertad vigilada una vez cumplida la pena en prisión y una indemnización de 426.300 euros para las cuatro víctimas por daños morales y las heridas provocadas. Por su parte, las acusaciones han pedido 100 años de prisión. 

El caso del pederasta de Ciudad Lineal mantuvo a toda la ciudad de Madrid en vilo durante un año. El primero de los abusos se produjo el 24 de septiembre de 2013, cuando Ortiz abandonó a una niña de cinco años en un parque infantil después de haber abusado de ella.

El siguiente ocurrió el 10 de abril de 2014 y la víctima fue una niña de nueve años que salía de una tienda de chucherías junto a dos amigas. El procesado la montó en su vehículo, la drogó y la condujo hasta un inmueble donde abusó sexualmente de ella. Luego la duchó para eliminar pruebas y la abandonó cerca de una parada de metro. 

Dos meses después, el 17 de junio, consiguió que una niña de seis años fuera con él. La llevó a un lugar apartado y consumó allí mismo la agresión sexual. A esta menor también la obligó a ducharse antes de abandonarla en la calle. El 22 de agosto, Ortiz abordó a una menor de siete años cuando se separó de su hermano y su tío, con quien jugaba en un parque. Después de abusar de ella en un descampado la abandonó. 

El 24 de septiembre de 2014 la Policía Nacional lo detuvo en su domicilio de Santander.