Conflicto en Ucrania: Asaltan el Parlamento y la sede del Gobierno provincial de Crimea

El conflicto civil de Ucrania sigue mostrando al mundo capítulos de un camino con final desconocido. Un grupo de hombres armados ha irrumpido este jueves en el Parlamento y la sede del Gobierno provincial de Crimea, ubicados en la capital de la región, Simferopol, según ha informado el líder de los tártaros de la región, Refat Chubarov, según la agencia rusa Interfax

Qué.es 27 de febrero de 2014

"Me han dicho que los edificios del Parlamento y el Consejo de Ministros han sido ocupados por hombres armados que visten uniformes sin insignias reconocibles. Aún no han hecho petición alguna", ha dicho Chubarov a través de su perfil en la red social Facebook.

Por el momento se desconoce la afiliación política de las personas que controlan los edificios, pero un corresponsal de la agencia británica de noticias Reuters ha afirmado que la bandera rusa ha sido izada en ambos edificios.

Alrededor de cien agentes de Policía se han desplegado frente al Parlamento, si bien las puertas del edificio parecen haber sido bloqueadas con planchas de madera.

El suceso ha tenido lugar apenas un día después de que el nuevo presidente, Oleksander Turchinov, y las principales autoridades de seguridad manifestaran su preocupación por las "señales de separatismo" llegadas desde Crimea, una región rusófona del sur del país donde ya se han producido manifestaciones contra las nuevas autoridades.

Turchinov citó a responsables de ministerios y agencias para analizar cuál es la situación de la península de Crimea y, en este encuentro, todas las partes se han mostrado de acuerdo en la necesidad de "no permitir señal alguna de separatismo" o "amenazas contra la integridad territorial" de Ucrania.

Las nuevas autoridades, designadas después de que el presidente Viktor Yanukovich huyese de Kiev, contemplan castigar a quien pueda poner en riesgo la unidad ucraniana, según un comunicado de la oficina de Turchinov, que no ha dado más detalles de estas discusiones.

Algunos altos cargos de Crimea, que perteneció hasta 1954 a Rusia, ya han abogado abiertamente por iniciar un movimiento secesionista y miles de personas han participado en concentraciones contra las nuevas autoridades. También se ha constatado la formación de milicias por parte de la población rusófona.

La Rada Suprema, el Parlamento ucraniano, designó el domingo a Turchinov como presidente en funciones, cesó a los ministros de Exteriores y Educación y abolió la ley que protegía el uso de las lenguas minoritarias, entre ellas el ruso, lo que ha incrementado las tensiones.

Además, el gran peso en la situación política actual de Svoboda, un partido que se declara como abiertamente fascista y que tiene como líder histórico a Stepan Bandera, que dirigió la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) y colaboró con la Alemania Nazi, ha desatado temor entre las comunidades minoritarias del país.

Por último, el hecho de que las protestas contra Yanukovich, un político de centro-derecha cercano a Rusia, se desataran tras su negativa a firmar un acuerdo económico con la Unión Europea (UE) debido al peso de sus relaciones comerciales con Moscú, ha hecho temer a la población rusófila que las nuevas autoridades aprobarán leyes lesivas para ella.