Los satélites GPS pueden medir la velocidad de los huracanes

INNOVA+ 16 de julio de 2013

Los satélites GPS pueden medir la velocidad de los huracanes
Los satélites GPS pueden medir la velocidad de los huracanes
Temas
  1. GPS

Científicos estadounidenses han desarrollado una técnica que permite medir la velocidad de los vientos de un huracán gracias a las interferencias que causa con las señales GPS. Esto, aseguran, permitirá un estudio más preciso y barato de las tormentas tropicales, su formación y evolución.

El desarrollo de esta técnica se debe a una colaboración entre la NASA y NOAA ?la agencia estatal estadounidense que vigila el océano y la atmósfera con propósitos científicos?. Según un comunicado de ambas, ya la han probado y pulido como para registrar diferencias en la velocidad del viento de unos 20 kilómetros por hora.

Hasta ahora, la única manera de medir el viento de los huracanes cuando todavía se encuentran sobre el mar requería del uso de unas sondas desechables que se lanzan desde aviones. Aunque son más precisas, cuestan alrededor de 750 dólares cada una, lo que hace muy caro un seguimiento completo y exhaustivo. Según los investigadores, ambas fórmulas son complementarias.

La red GPS (?Global Positioning System?) está formada por 24 satélites en órbita a unos 20.000 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Estos emiten constantemente una señal de radio que indica su posición y la hora de un reloj interno. Con la información de al menos tres satélites cualquier dispositivo en Tierra puede determinar su posición con un margen de error de apenas unos metros. Pero las grandes masas de agua reflejan y distorsionan esta señal. No mucho, pero lo suficiente para poder calcular el estado de una gran tormenta tropical.

El sistema se ha probado ya en algunos de los aviones de NOAA a los que denominan Hurricane Hunters ??cazadores de tornados??. Según estos experimentos, la técnica permite recabar información útil por un aumento mínimo de los costes. Aun así, la colaboración de ambas agencias ya planea integrar esta tecnología en satélites, y así poder controlar cualquier tormenta tropical, y su evolución, desde el momento en que se gesta.